martes, 30 de junio de 2015

Estrenos de la semana

Los primeros estrenos del mes de julio llegarán a nuestras pantallas este mismo viernes. Entre las nuevas películas que aterrizarán esta semana, nos encontramos con grandes e interesantes propuestas que podrían hacer a los espectadores acudir a las salas para disfrutar de estos estrenos.
Entre dichos estrenos, un par de producciones nacionales y mixtas.

Los Minions 


La primera y esperadísima película en solitario de los Minions es el estreno más llamativo de la semana.

Dejando a Gru de lado, estos queridos muñecos amarillos harán todo lo posible por demostrar que no dependen de Gru para tener éxito en la gran pantalla, y es por eso que se diese luz verde a este proyecto de spin-off.

Pendientes de ver el resultado final de la película, se nos presentan a los esbirros de nuestro villano favorito años antes de conocer al malvado Gru. Profundizando en la historia y los orígenes de los Minions, la película nos muestra a estos pequeños amarillos buscando un villano al que poder seguir. Sin embargo, esa tarea no parece sencilla, pues en su camino por dar con el villano más malo de la historia, se irán cruzando múltiples candidatos que, de una manera u otra, acabarán algo mal tras su encuentro con los Minions.

La película se estrenará el viernes, donde podremos ver si realmente los Minions necesitan a Gru para todo, y lo mejor de todo es que es apta para toda la familia y muy recomendable para pequeños y mayores, porque si sigue la estática de "Gru" y "Gru 2" la película será como menos muy divertida.



Asesinos inocentes


El nuevo thriller de producción nacional de esta semana está servido. 

Con "Asesinos inocentes" descubriremos todas las preocupaciones de un grupo de jóvenes que son convencidos para hacer algo que no quieren hacer. Sin embargo, cuando por fin se deciden a hacerlo alguien se les ha adelantado, pero las pistas dejadas apuntan directamente hacia ellos.
El grupo de amigos deberá hacer todo lo posible por descubrir lo que está ocurriendo y poder salvar sus vidas, que en ese momento están más en peligro que su libertad.

Con jóvenes actores del cine español como Maxi Iglesias, Aura Garrido o Lucho Fernández, y otros más veteranos como Manolo Solo o Miguel Angel Sola, la película promete ser un interesante thriller que mantendrá al espectador en tensión durante toda su duración.





La propuesta romántica de la semana está servida de la mano de dos grandes veteranos del cine como son Ben Kingsley y Patricia Clarkson.

En esta nueva película, los actores darán vida a una mujer neoyorquina que, tras la infidelidad de su marido y su ruptura, decide empezar a tomar clases de conducción para no depender de nadie y un profesor de autoescuela hindú con más paciencia que otra cosa.
Sin embargo, de esta relación tan variopinta e inesperada irán surgiendo una serie de sentimientos más fuertes que acabarán por unir a los protagonistas mucho más de lo que podrían haberse esperado.

Con toques de comedia y toques de romanticismo, es la clara favorita para aquellos seguidores de este tipo de cine, que desde luego junta a dos estrellas del tamaño de Kingsley y Clarkson para protagonizar esta peculiar historia.










viernes, 26 de junio de 2015

Crítica de San Andrés

San Andreas


Dwayne Johnson vuelve pegando fuerte a la gran pantalla con la nueva película de Brad Peyton, "San Andrés", el nuevo filme sobre la temible falla de San Andrés que divide buena parte de la Costa Oeste de los Estados Unidos.

Aunque la Roca Johnson es uno de los actores de Hollywood con mayor caché del momento y por lo general su presencia en un proyecto es sinónimo de éxito inmediato, esa fórmula no tiene que significar que las películas en las que aparezca tengan que ser de buena calidad, como ocurre en este caso con "San Andreas". Es una película gigantesca que no consigue llegar al nivel fílmico que se podría esperar.

Esta es una prueba más de que las películas de auto bombo tienen muchas probabilidades de acabar por estrellarse con la crítica internacional. Querer abarcar tanto en solo dos horas resulta imposible, y además, solo consigue mermar la calidad de un proyecto que ha costado más de cien millones de dólares. 
Aunque parece ser que el público no entiende de estos detalles y acude a ver la película a raudales, pues la película ya ha triplicado su inversión inicial en los países en los que se ha estrenado.


La película trata básicamente sobre una serie de fenómenos sísmicos que sacuden la Costa Oeste de los Estados Unidos, debido a la incidencia que tiene la falla de San Andrés sobre esta zona.

La película nos presenta una familia rota, con mucho ya vivido a sus espaldas desde el principio de la película. Los padres están en una situación difícil desde que una de sus dos hijas falleciese ahogada en un trágico accidente acuático, situación que les ha distanciado terriblemente, llevando a Ray a dedicarse por completo al trabajo y a Emma a buscar el apoyo en una nueva pareja, dejando en medio de toda esta ecuación a su hija, Blake.

Ray, el cabeza de familia, trabaja como jefe de rescate en el cuerpo aéreo de salvamento de la ciudad de Los Angeles, encargándose junto con su equipo de salvar a todas aquellas víctimas de accidentes, lo cual le dará una posición aventajada para los sucesos que ocurren después en la película.

Al principio de la trama ya tiene lugar un seísmo considerable que destruye por completo la presa Hoover, una de las más grandes de Norteamérica, y acaba con la vida del compañero de un experto en seísmos llamado Lawrence.
Estos dos expertos llevaban tiempo tratando de advertir de un inminente cataclismo de magnitud increíble que sacudiría toda la zona que se encuentra en torno a la falla de San Andrés, pero por desgracia nadie les había hecho caso.

Desoyendo los avisos de estos expertos, la historia lleva a la familia a distintos puntos del país, solo para conseguir crear una situación de tensión y carrera a contrarreloj cuando los terremotos comiencen a desatarse.
Ray hará todo lo posible para rescatar a Emma y juntos ir a buscar a Blake a San Francisco, donde la joven tratará de sobrevivir el tiempo suficiente para que lleguen sus padres, por suerte contará con la ayuda y compañía de dos hermanos que conoció en la ciudad, Ben y Ollie.


Quizás unos de los errores de mayor calado en la película fue el de encargar la dirección del proyecto a Brad Peyton. 
Con esto no queremos decir que sea un pésimo director incapaz de visualizar el desarrollo de las películas que dirige, es más bien cuestión de que se trata de un director acostumbrado al mundo del cortometraje, con solo dos incursiones previas con largometrajes.
"Cómo perros y gatos 2" y "Viaje al centro de la Tierra 2" son las dos películas que avalan, o mal avalan, el trabajo de este director. 
Dos películas que no se caracterizan precisamente por su calidad o buenos resultados que, al parecer, fueron suficiente para que el estudio confiase a Brad Peyton la dirección de un blockbuster del tamaño de "San Andrés", un proyecto que se le ha quedado enorme y con el que no ha sabido que hacer.

Con respecto al reparto de la cinta. La película son dos horas de auto bombo y ensalzamiento de la figura de Dwayne Johnson. Su personaje, Ray, es capaz de hacer lo que se le ponga delante y encima hacerlo bien.
Hasta cierto punto puede parecer creíble, pero a medida que avanza la película y las escenas se vuelven más complicadas, cada vez se hace más latente la inverosimilitud de la situación.

Carla Gugino ("Watchmen") y Alexandra Daddario ("Percy Jackson" y "True Detective") dan vida a Emma y Blake, la ex-mujer y la hija de Ray, que tienen un papel importante en la cinta pero quedando eclipsadas por la figura de la Roca.
Sin embargo, el personaje de Daddario, Blake, resulta más llamativo y creíble dentro de la medida que cabe, y dejando de lado la publicidad sexista en torno a los personajes femeninos.

Paul Giamatti ("El ilusionista") también tiene un pedazo de protagonismo en la cinta al dar vida al científico que trató de advertir al mundo de lo que iba a ocurrir. Su presencia en la película, si bien de gran valor en cuanto a su tarea de avisar a la población de los EEUU, queda limitada a un cameo largo en el que Giamatti aparece durante diez minutos contados tratando de salir por la tele para advertir y poco más.


En definitiva, una película de acción más. En realidad no aporta gran cosa al espectador.
Han querido abarcarlo absolutamente todo en una película de solo dos horas, lo cual es imposible. 
Se ha intentando combinar al menos cinco géneros de cine distintos, incluyendo una cantidad absurda de desgracias físicas y geológicas que solo sirven para el engrandecimiento de los personajes.

Las figuras femeninas quedan delegadas a una visión algo machista en la que esperan a ser rescatadas. De esta manera, la madre espera a ser rescatada por Ray y luego Blake hace lo mismo esperando ser rescatada por sus padres.
Por fortuna, y a expensas de perder al personaje femenino de la madre, el personaje de Blake no es tan parado ni vulnerable como el de la madre u otros papeles femeninos de la película. Blake sabe nociones de supervivencia que pondrá en práctica para poder sobrevivir hasta que sus padres los encuentren, pues no se separará de los dos hermanos, interpretados por Hugo Johnstone-Burt y Art Parkinson (Rickon en "Juego de Tronos").

Lo único que merece la pena de la película, donde sí se puede apreciar el gasto de recursos que se ha realizado, es en los efectos especiales. Realmente es abrumador ver con que realismo tienen lugar los seísmos, se derrumban los edificios o un tsunami se prepara para hacer de las suyas, una prueba más de como han intentando meter todo fenómeno imaginable en la trama, aunque eso sea absolutamente imposible.

Podríamos decir incluso que todo el presupuesto se ha ido a los efectos especiales y a cubrir los sueldos de los actores, porque el resto de elementos de la película dejan mucho que desear.
Un guión pobre, por no decir endeble por completo, con una historia sencilla que no apuesta por innovar, sino que se mantiene en los tópicos del cine de catástrofes, tratando de convertir esa convicción de que el cine de catástrofes triunfa en un éxito.


La dirección, por desgracia, deja mucho que desear. Hemos podido ver recientemente directores del mundo del corto o producciones pequeñas debutar con gran éxito en producciones más ambiciosas y de mayor tamaño. Por desgracia, Brad Peyton no ha sido capaz de hacer frente a dicha labor y ha acabado sepultado ante la responsabilidad de dirigir algo tan tremendo.

No todo son quejas con esta película, tiene sus cosas buenas y hay que decirlas. Desde un primer momento se muestra la encomiable tarea que el equipo de rescate de helicópteros desempeña y se pueden ver algunas de esas técnicas utilizadas de primera mano, lo cual resulta interesante y enriquecedor para el espectador.
Sin embargo, se ha preferido obviar por completo al equipo de Ray de la trama, que podría haber tenido más peso en la película ayudando a la familia o con alguna otra participación añadido. Sin embargo, han preferido cortar por lo sano y prescindir de estos personajes más allá de la primer media hora de película.

A pesar de todas las pegas y puntos débiles que la película ha acabado teniendo, que no son precisamente pocos, es increíble ver como la primera hora de película se pasa volada. 
El espectador casi no se da cuenta de que ya se ha quemado la mitad del metraje, pues aunque ya se  aprecien elementos algo absurdos desde el minuto uno, no será hasta la segunda mitad de la película cuando el espectador pueda empezar a aburrirse.

La película, que como ya hemos mencionado anteriormente trata de aunar varios géneros cinematográficos en uno, mezcla el cine de acción, con el romance, con la tragedia-drama e incluye unos intentos de comedia con algunos chistes que tratan de generar la carcajada en la sala. Si bien algunos lo consiguen, la mayor parte de la risa viene generada por las partes inverosímiles e imposibles de la película, donde el espectador se ve obligado a sonreír al menos para poder hacer frente a esa situación. 

Valoración:

4,5/10

miércoles, 24 de junio de 2015

IN MEMORIAM

James Horner


Tener que dar la despedida a dos grandes del mundo del cine en tan poco tiempo no es plato de buen gusto para nadie. Sin embargo, cuando encima el fallecido aún no era demasiado mayor, el drama es aún más elevado.

El brillante músico y compositor James Horner falleció este lunes 22 de junio al impactar su avioneta cerca de la ciudad norteamericana de Santa Barbara, en California.
El compositor tenía 61 años de edad.

Al parecer, el accidente se ha debido a un supuesto fallo mecánico del motor de la aeronave en la que Horner viajaba, pues previamente el aparato no había dado muestra alguna de avería o imperfección.
El músico era un amante del vuelo y acostumbraba a dedicar largas horas de su tiempo libre a salir con su propia avioneta a volar sobre ciudades estadounidenses.

Por desgracia, este último vuelo fue letal para el compositor que acababa perdiendo la vida cuando el aparato fue a caer al vacío cerca del parque nacional Los Padres. Horner viajaba solo en el momento del siniestro, por lo que ha sido la única víctima mortal resultante de la catástrofe.

Una prueba más de los peligros que tienen algunos de los deportes más llamativos del momento, que en esta ocasión ha acabado con la vida de uno de los compositores más queridos y alabados de las últimas décadas.


Desde que comenzase su carrera como músico y compositor del séptimo arte allá por el año 1979, James Horner ha realizado en torno a las doscientas bandas sonoras y composiciones musicales para algunas de las películas más memorables y queridas de la historia del cine.

Más de treinta años dedicados por completo a garantizar al espectador un perfecto disfrute de las películas gracias a la magia de la música le convirtieron en uno de los compositores mejor considerados y más solicitados de su generación, llegando a competir con otros grandes como John Williams o Hans Zimmer.

El compositor no solo fue reconocido a nivel personal y de crítica, sino que también lo fue a nivel artístico con dos estatuillas Oscar concedidas por la Academia de Cine norteamericana en el año 1997 por la película "Titanic", en la que se encargó de componer toda la banda sonora original como el single "My heart will go on", que fue interpretado por Celin Dion.


No son pocas las películas que llevan la firma de James Horner. Desde "Titanic" hasta "Avatar" ha estado siempre al pie del cañón componiendo algunas de las mejores bandas sonoras de la historia del cine.

Gran amigo del director James Cameron, compartieron relación laboral en algunas de las grandes películas del realizador como las ya mencionadas "Titanic", "Avatar" y "Aliens, el regreso". Incluso de iba a encargar de componer la banda sonora para las próximas entregas de la saga de Pandora, que ahora se queda huérfana a nivel musical.

Sin embargo, su labor musical no se queda ahí, sino que va mucho más allá a través de estos treinta años en los que se ha dedicado a la tarea de componer.
Grandes películas como "Jumanji", algunas de las entregas de "Star Trek", "Willow", "Juego de patriotas", "Apollo 13", "Casper", "Braveheart", "El hombre bicentenario", "Una mente maravillosa", "La máscara del Zorro", "Troya", "Apocalypto" o "El niño del pijama de rallas" tienen el honor de llevar la firma de Horner en sus bandas sonoras.

Entre sus últimos trabajos se encuentran la banda sonora de la segunda entrega de "The Amazing Spider-man", dirigida por Marc Webb, y "El último lobo", la película de Jean-Jacques Annaud que ha llegado este mismo año a nuestras pantallas.


Todo un referente de la música cinematográfica y gran amigo de muchos directores y actores de Hollywood que no dudaban en volver a contar con él para poner música a sus películas, entre los que destacan Cameron y Mel Gibson, nos ha dejado hoy.

En cierto modo, no solo ha puesto banda sonora a tantas películas durante todos estos años, sino que más aún, ha puesto banda sonora a nuestras vidas.

Miles de seguidores y celebridades de todo el mundo han dedicado desde ayer sus pensamientos a la memoria del insuperable James Horner, el cual nunca podrá llegar a dejarnos mientras sigamos recordando sus trabajos y su amor por el cine y la música.

La luz de esta magnífica persona se ha apagado. Injustamente hemos sido privados de poder seguir disfrutando con sus bellas composiciones, que tan bien han acompañado a las películas durante estas últimas décadas.
Sin embargo, siempre nos quedarán sus casi trescientas composiciones para seguir recordando a James Horner como lo que era, un visionario de la música y un gigantesco compositor.

Hasta siempre James Horner. DEP.



martes, 23 de junio de 2015

Los secretos sobre Independence Day 2 en la presentación oficial de la película

A falta de un año para el estreno de la esperada segunda entrega de "Independence Day", esta madrugada tuvo lugar una conferencia muy especial en directo en la que el reparto al completo de la secuela y el director, Roland Emmerich, presentaron el nuevo título oficial de la película, a sus personajes y respondieron algunas de las preguntas de los seguidores de la película vía Twitter.

El nuevo nombre al que responderá la secuela del filme original del año 1996 será "Independence Day: Resurgence" y nos situará exactamente veinte años después a lo acontecido en la primera película. En esta ocasión, podremos volver a ver a la mayor parte del reparto original, incluyendo a Bill Pullman, Judd Hirsch y Jeff Goldblum, además de nuevos personajes como el hijo del personaje de Will Smith en "Independence Day", al que dará vida Jessie Usher.


El directo de la presentación se desarrolló en un ambiente de perfecta complicidad y humor entre nos miembros del reparto, que no paraban de bromear y reír entre ellos, preguntando en muchas ocasiones a Roland Emmerich si podían contestar a las preguntas o si debían mantener el silencio al respecto. La buena química entre los protagonistas de "ID: Resurgence" es evidente, llegando incluso a hacerse un "selfie" grupal al final de la presentación, siendo el propio Goldblum el responsable de la tarea.

Emmerich, que vuelve a colocarse a la cabeza de esta secuela veinte años después de la película original, fue durante esta sesión de presentación el núcleo central de las estrellas que tenía a su alrededor, haciendo hincapié en que lo grande de esta película es poder ver como todos los países y personas del mundo se acaban aliando para hacer frente a una amenaza tan inminente como es la extraterrestre.

Tras tanto tiempo entre películas, sus protagonistas tan cambiados y las notables ausencias, como es la de Will Smith, es innegable que el director ha tenido que mover Roma con Santiago para conseguir renovar la trama de la película e introducir a los nuevos personajes en los acontecimientos más recientes.


Entre algunas de las cosas que los actores y el director pudieron desvelar sobre el proyecto es que sus personajes habrán evolucionado mucho desde la primera entrega. Gracias a la tecnología alienígena conseguida tras el primer encuentro y la realidad del peligro, la humanidad se unirá para hacer frente a esa nueva amenaza común y renovará sus armamentos, haciéndolos más útiles para la situación, o creando bases militares en lugares tan inhóspitos como La Luna.

Sobre los personajes de "Independence Day: Resurgence", hemos podido saber que en esta ocasión el personaje de Bill Pullman, el presidente Whitmore, ya no sería el líder de los EEUU en esta ocasión, así que la tarea de dirección del país recaerá sobre el personaje de Sela Ward, la presidenta Lanford. Sin embargo, la hija de Whitmore, en esta ocasión interpretada por Maika Monroe, seguirá los pasos de su padre y se encontrará trabajando para la nueva presidenta en la Casa Blanca.

En ese contexto, el hijo de Hiller (Jessie Usher) y Jake Morrison (el nuevo personaje protagonista al que dará vida Liam Hemsworth) serán dos jóvenes militares que llevarán la voz cantante en la lucha contra los invasores y seguirán los pasos del capitán Steven Hiller como salvadores de la Tierra. Por suerte no estarán solos, sino que contarán con la ayuda de los personajes de Goldblum y Hirsch, que habrán ascendido desde la primera invasión en sus puestos de investigación y defensa del planeta.


Como podéis ver, la conferencia en directo sobre la secuela de "Independence Day" ha hecho pública mucha información inesperada sobre el proyecto y sobre los personajes de la nueva película, presentando incluso algunos de los nuevos decorados o maquinarias que se están utilizando en el rodaje.
En la media hora que duró esta presentación salieron a la luz muchos datos sobre el camino que tomará la nueva película.

Para todos los que os hayáis perdido el directo y tengáis ganas de verlo, podéis hacerlo aquí mismo.






Crítica de Ahora o nunca

Ahora o nunca


Tras el éxito que tuvo "Ocho apellidos vascos" podríamos decir que la comedia española experimentó una leve transformación hacia un tipo de humor más clasista y elaborado que en ocasiones anteriores, donde los chistes verdes y el destape eran los encargados de generar la carcajada en el espectador, siendo cualquier entrega de la saga "Torrente" un claro ejemplo de ello.

Sin embargo, Martínez Lázaro estableció una nueva receta del éxito en lo que refiere al cine de comedia y es evidente que si los ingredientes de esa receta tuvieron éxito en ese momento, no sería de extrañar que lo vuelvan a tener en esta ocasión.

Otro de los puntos innegables que hay con respecto a "Ahora o nunca" es que, ya sea por su reparto,  por su historia o bien por una buena gestión en la campaña de promoción de la cinta, la película se ha convertido en un auténtico éxito de taquilla que en su primer fin de semana ha conseguido captar a más de 200.000 espectadores en estos tres días que lleva en cartelera.

Si bien la película mantiene esos elementos clave para el éxito de una película y tiene un humor bien llevado, que no obstante recae casi completamente en unos personajes determinados, resulta algo pesada en alguna que otra escena, que perfectamente son prescindibles para la trama.


La película nos presenta a Álex y Eva, una joven pareja que está a punto de casarse tras llevar siendo novios unos cuantos años. 
Sin embargo, quieren que su boda tenga lugar en un sitio muy especial para ambos. En Inglaterra, en el colegio de intercambio de estudiantes donde se conocieron y tras el cual empezaron a salir. 
El problema de la historia radica en que la suerte no estará con esta pareja en apenas ningún momento de la cinta, por lo que tendrán que luchar contra marea para conseguir que la boda pueda tener lugar y sea un éxito.

La racha de mala suerte para los novios llegará cuando el traje de la novia se retrase y no pueda estar a tiempo para coger el vuelo hacia Inglaterra. Esto obliga a Álex a quedarse en tierra con la mayor parte de los invitados a la boda, entre los que están los padres de los dos novios, y esperar a que llegue el vestido para poder coger un vuelo más tarde a Inglaterra.

Cuando por fin tienen el vestido y ya están todos en el aeropuerto se convoca una huelga de controladores que obligará al novio y a los más de veinte familiares, tanto de la familia del novio como de la novia, a buscar una solución.

La única solución factible consiste en mandar a los invitados en un autobús contratado por la hermana de Álex y que el novio y los padres viajen a Marsella en coche y allí cojan un vuelo directo a Londres. Capricho del destino, querrá que una nube volcánica imposibilite el vuelo desde Marsella y el avión se desvíe a Amsterdam.

Todo esto llevará a los novios a aplazar la boda en dos ocasiones, con tal de conseguir que el novio llegue al final. 
Pero no contentos con todo ello, tanto Álex como Eva, acompañada de su hermana y sus dos mejores amigas, tendrán que hacer frente a un problema gigantesco. El uno, por perder el traje de Eva  para la boda y tener un traje militar de Franco en lugar del vestido, y la otra por haber cometido un pequeño desliz durante una noche que salió de fiesta mientras esperaba la llegada de Álex.


En esta ocasión la encargada de situarse tras las cámaras para coordinar a los actores en "Ahora o nunca" ha sido María Ripoll.
La directora barcelonesa, que ya lleva muchos años de experiencia cinematográfica en dirección de numerosos largometrajes o episodios televisivos y documentales, ha conseguido realizar una transición artística notable al cambiar su tono más dramático hacia la comedia, odisea que se ha conseguido realizar con éxito.
La mano de la directora no deja ningún cabo suelto en el desarrollo de la película. Se puede percibir una gran labor de dirección que ha conseguido llevar a buen puerto el proyecto, pues el resultado es notable.

Sin embargo, el gran éxito de la película viene de la mano de sus protagonistas. Aunque si hubiese que hacer hincapié en uno, ese sería sin duda alguna el gran Dani Rovira. 
Su actuación, siendo esta su segunda participación interpretativa en un largometraje, consigue eclipsar a la de las otras estrellas cinematográficas de la película, que con muchos más años de experiencia en el séptimo arte, quedan desplazadas a un segundo plano.
Desde luego fue Martínez Lázaro el que dio con el ingrediente secreto para el éxito de la comedia española actual consiguiendo ayudar a Rovira a dar el paso de la comedia en teatro a la comedia en pantalla grande; pero no ha sido el único que ha visto en este una apuesta ganadora.

María Valverde y Clara Lago son las innegables protagonistas femeninas de la cinta, que están magníficas en pantalla. Sus papeles no son tan cómicos como los formados por el trío masculino por excelencia, pero son muy divertidas y sus actuaciones resultan convincentes y sinceras.

Los padres de los novios, interpretados por Jordi Sánchez y Joaquín Núñez, son los otros dos pilares cómicos que apoyan al personaje de Álex, Rovira. 
Dos señores entrados ya en la cincuentena que harán todo lo posible por ayudar a sus hijos a conseguir la boda de ensueño, que son tan cómicos e inocentes que uno tiene que reír con ellos por obligación. La química entre los dos actores y las situaciones tan inverosímiles de estos personajes en la película, cada uno con un personaje tan contrario al otro, son increíbles.


En definitiva, es divertida y bastante alocada. El guión de la película es muy original, a pesar de partir de una idea tan tópica como es la de una boda gafada con sus integrantes luchando por que todo salga bien.
Flojea en los momentos en los que trata de introducir tensión, drama o romanticismo, pues son escenas que rompen mucho con la línea de la historia y pueden llegar a cansar al espectador por su nivel de "pastelosidad".

El reparto, perfecto. Es lo mejor de la película. La incorporación de Melody yYolanda Ramos, además de los protagonistas ya mencionados, es muy acertadas; pues sus papeles son muy cómicos y aportan una frescura y veteranía simultánea a la película.

En cuanto a la labor técnica, sin lugar a dudas el cine español va demostrando poco a poco que, aunque nos cueste abandonar las temáticas cómicas de las últimas décadas, nuestro cine está a la altura del cine europeo, inclusive del cine francés, que también está viviendo una de sus épocas doradas, sobre todo en comedia, esta última década.
Unos planos interesantes, con una buena ejecución e iluminaciones llamativas en continuo contraste, a la vez que la introducción de unos elementos de transición bastante inusuales, son un punto muy interesante de la película y a la vez llamativo para el espectador.

Es muy recomendable el nuevo proyecto de Ripoll, que tiene todas los requisitos del éxito, que si bien podrían haberse conjugado algo mejor, ha conseguido tener un resultado bastante mejor de lo que se podría esperar. 
Las risas están aseguradas, no llegan al exceso pero tampoco se quedan en los dos golpes del tráiler y, desde luego, introduce un humor que es muy similar al de "Ocho apellidos vascos" en el sentido de ser un humor muy nacional, con trazas inteligentes y partes absurdas.

Valoración:

7/10








viernes, 19 de junio de 2015

Crítica de Jurassic World

Jurassic World


¡¡¡El Parque ha reabierto sus puertas!!! Casi quince años han pasado desde que se pusiese punto y final a la trilogía original de Jurassic Park, la única saga que ha conseguido unir a mayores y pequeños en torno al mundo jurásico de los dinosaurios gracias a la magia de su historia y a la realización del mayor sueño de muchas personas cuando eran pequeños: conocer a los dinosaurios y tratar con ellos.

Al igual que ha pasado con el reinicio de la saga de Mad Max, el regreso de los dinosaurios ha supuesto un encuentro maravilloso entre generaciones. Ya no hablamos solo de un encuentro entre padres e hijos, sino de un encuentro que ha reunido a los seguidores de la saga que durante las últimas tres décadas han disfrutado con la saga que inició Steven Spielberg como si siguiesen siendo los niños que eran cuando la descubrieron.

Evidentemente, la película salva mucho las distancias en múltiples aspectos con sus predecesoras. El cambio en los gustos de los espectadores y las modernidad cinematográficas han conseguido reinventar la idea de la saga original haciéndola mucho más visible y comercial, en todos los sentidos, de lo que lo fueron las tres películas anteriores.


La historia se ha sabido encuadrar a la perfección con la trama de la trilogía original, lo cual es el aspecto más entrañable de la nueva película.
Lejos de significar un borrón y cuenta nueva o un nuevo empezar literal, la película ha respetado todo lo que pudimos ver en las primeras películas y continúa la trama veinte años después de los últimos sucesos en el parque original.

La historia se basa principalmente en continuar con el legado que John Hammond inició con su Parque Jurásico. Los acontecimientos tienen lugar en la misma isla de Nublar en la que tuvieron lugar todos los desafortunados incidentes de la primera trilogía que sumieron a la empresa en la más absoluta quiebra y obligaron a cerrar completamente las instalaciones.

Sin embargo, dos décadas después, el protegido de Hammond, Simon Masrani, el octavo hombre más rico del mundo en la historia, decide continuar con la esencia del parque original que Hammond, ya fallecido también en la película, tenía.
Para ello construye, en la misma isla que su predecesor, el padre de todos los parque temáticos centrado en los dinosaurios. Kilométricas praderas para interactuar con las atracciones, innumerables instalaciones, hoteles y restaurantes de lujo y montones de atracciones son la fórmula que el nuevo parque tiene para conseguir atraer al público.

Por desgracia, la presión del parque y la posible falta de innovación en las atracciones y del interés de los visitantes obligan al centro a innovar genéticamente con el ADN de dinosaurio obtenido de la manera clásica que conocimos en "Parque Jurásico" llegando a crear nuevas y peligrosas especies de dinosaurios.

Es así como todo se irá al traste cuando la última de esas creaciones, el Indominus Rex, una perfecta arma de matar sin conciencia ninguna, quede libre por el parque, causando un sinfín de estragos en las instalaciones y los turistas.

La directora del parque, Claire, deberá recurrir a Owen, un antiguo militar que ahora trabaja en el parque adiestrando a los raptores, para que pare los pies de esa bestia y puedan salvar así la vida de todos los visitantes, entre los que se encuentran sus dos sobrinos.


Podríamos decir que este ha sido el auténtico primer debut de Colin Trevorrow, director de la cinta, como realizador de largometrajes. Sí bien es cierto que el 2012 realizó una película de larga duración y bajo presupuesto con estrellas poco conocidas, "Seguridad no garantizada", no ha sido hasta "Jurassic World" que ha dado el auténtico salto a la gran pantalla, eso sí, por todo lo alto con un pedazo blockbuster como es el caso.
Hay que reconocer que quizás la tarea de dirección no es completamente perfecta. 
Sin embargo, Trevorrow ha conseguido solventar muy acertadamente todos los descuidos y flaquezas del guión, que a menudo peca de pobre y previsible. Esto dice mucho sobre Trevorrow en cuanto a la labor de dirección, que consigue llegar al espectador con la historia que cuenta en la pantalla y transmitir las sensaciones de los personajes en cada momento de la trama.

Con respecto al reparto, compuesto por grandes estrellas y veteranos del mundo del cine, suponen el pilar clave de todo lo bueno que tiene la película.
No es solo porque nos encante Chris Pratt, que también es muy posible que eso influya mucho, pero desde luego su papel, Owen, es el más llamativo de la película.
Tanto por la personalidad de su papel como por la interpretación del propio Pratt, Owen consigue conectar con el espectador, tanto por su comicidad en pantalla como por sus principios sólidos y valientes, y establece un fuerte vínculo.

Sin embargo, es innegable que el personaje de Pratt quedaría completamente desnudo sin el papel protagonista femenino, que recae sobre Bryce Dallas Howard.
La actriz, que da vida a Claire, interpreta perfectamente a un personaje que consigue evolucionar drásticamente en las dos horas de película, pasando de ser una estirada y ocupada ejecutiva a toda una amazona salvaje dispuesta a hacer frente al mismísimo T-Rex.
Ese es un elemento que se agradece mucho en la película y que no experimenta de manera tan acusada el personaje de Pratt, que se mantiene en su línea general toda la película.

Junto a estos dos protagonistas se encuentran dos veteranos del cine como son Vincent D´Onofrio ("La chaqueta metálica") e Irrfan Khan ("La vida  de Pi"), que dan vida a un traicionero mercenario con interese económicos en la explotación militar de los dinosaurios y al fundador del nuevo parque, el elegido de Hammon. 
Omar Sy ("Intocable", Ty Simpkins ("Insidious") y Nick Robinson terminan de completar el reparto dando vida al compañero de faena de Owen y a los sobrinos de Claire, que se ven en medio de una persecución desenfrenada por el imparable Indominus.


En definitiva, los innegables protagonistas de la película, quitando los personajes de Pratt y Dallas Howard, son los velociraptores, el Indominus y el T-Rex, que tiene un papel clave en la película al tener que proteger su título como rey del jurásico.

La película es una digna continuación de la trilogía original. Es entretenida, repleta de acción y muy llamativa estéticamente gracias a lo logrado por la tecnología digital, que permite recrear tanto  los dinosaurios como los establecimientos del parque.
Rompe un poco con la línea más tradicional de lo visto anteriormente al tratar de enfocar este reinicio como el comienzo de una nueva saga, dejando abiertas más de una línea argumental, lo cual solo evidencia aún más que la finalidad de esta película ha sido la de dar pie a una nueva saga.

El exceso de publicidad en la película es excesivo pero queda camuflado y bien llevado desde el punto de vista de que al ser un parque temático perfectamente podría haber tal cantidad de elementos publicitarios y espacios patrocinadores como Samsung, Pandora, Mercedes o Starbucks, entre muchos otros.

Todo eso no quiere decir nada malo sobre la película. El entretenimiento está sobradamente servido con la que ya suponemos será la primera entrega de la saga. 
Y aunque la historia sea predecible y algo monótona en ciertas ocasiones, también han conseguido innovar y sorprender muy agradablemente con el nuevo enfoque que han dado a la historia.


Los guiños a los personajes o elementos de la trilogía original son constantes desde el minuto uno de la película. Desde el conocido monigote virtual de ADN que explicaba la lección sobre el parque en la primera película, hasta algunas instalaciones ya conocidas, alguna que otra camiseta que aún conserva el nombre de Jurassic Park (ya que el nombre cambió a Jurassic World en la reapertura del parque tras los incidentes), las puertas originales del parque con algún que otro retoque o el regreso de al menos uno de los miembros del reparto original son algunas de las sorpresas que la película guarda.

Por supuesto la figura de Hammond no queda aislada. Richard Attenborough, el actor que daba vida a John Hammond, falleció poco antes del comienzo de rodaje de "Jurassic World", por lo que no ha podido aparecer en la película. Lo cual no significa que su memoria no haya estado muy presente en la cinta a través de una enorme estatua suya que preside el edifico principal del complejo.

Uno de los puntos que más gustan de la película es ver como va haciéndose conciencia de que el hombre no puede jugar a ser Dios. No puede manipular cosas para las que no ha sido creado. De ser así, lo más probable es que ocurra lo que pasa en la película, que todo acabé saliendo realmente mal y se acaben poniendo en peligro las vidas de miles de personas.
También se aprecia como poco a poco los personajes se dan cuenta de que lo que empezó siendo una atracción, lo que para ellos eran simples productos u objetos de entretenimiento, son ahora en realidad seres vivos, con sentimientos, necesidades y miedos. Esto crea en los personajes, sobre todo en el de Claire, un sentimiento de remordimiento y de repentina responsabilidad por ayudar que serán claves para la evolución de su papel.

Muy bien llevado este renacimiento, o reapertura, del parque. Realmente esperamos poder volver a ver las aventuras de Jurassic World, que por el momento ya está consiguiendo arrasar en la taquilla global, lo cual solo consigue asegurar aún más su regreso.

Valoración:

8/10



jueves, 11 de junio de 2015

IN MEMORIAM

Christopher Lee


El mundo del cine vuelve a estar de duelo tras el fallecimiento de uno de los actores más veteranos del cine de los siglos XX y XXI.
Christopher Lee, que dio su vida por completo al desempeño del séptimo arte, fallecía este pasado domingo 7 de junio en el Hospital de Westminster, en Chelsea (Londres), a los 93 años de edad.

Las causas de la muerte han sido relacionadas con problemas de carácter respiratorio y una insuficiencia cardíaca, molestias que el actor llevaba ya tiempo experimentando y que han acabado por ganarle la batalla tras haber pasado varios días ingresado en el hospital. 
Fue su mujer la encargada de hacer pública la noticia. Sin embargo, no la anunció inmediatamente, sino varios días después, tras haber comunicado la noticia a amigos y familiares primero.

No hay lugar a duda de que el mundo del cine se acaba de quedar un poco más desnudo con la marcha de un actor de la talla de Christopher Lee.
Setenta años y casi trescientas películas como actor han sido el aval de toda una vida dedicada a contribuir en este medio audiovisual, dejando algunas de las mejores interpretaciones de la historia en papeles que quedarán para la posteridad.


Pocos actores podrán presumir de haber contribuido de tal manera al mundo del cine casi desde que este empezaba a surgir.
Lee era originario de Londres y todo un caballero británico de los pies a la cabeza, que fue incluso reconocido con el titulo de sir al ser nombrado caballero del Imperio Británico en el año 2001.

Fue un referente y toda una fuente de inspiración para todas las generaciones futuras de actores habiendo llegado a participar en grandes sagas mundialmente conocidas y habiendo dado vida a personajes terroríficos y memorables que casi cincuenta años después siguen consiguiendo dejar sin aliento a todos los que ven esas películas.

Nos tenía acostumbrados a papeles oscuros, de villano o incluso algo místicos. Christopher Lee ha pasado de ser un vampiro, a uno de los temibles villanos de 007, hasta ser uno de los magos más poderosos de la Tierra Media o conseguir mantener en jaque a la República intergaláctica dando vida a un temible maestro de Sith.

Eso no quita que en todo este tiempo dedicado a la actuación no haya tenido papeles menos maléficos, pues era un actor muy camaleónico, capaz de hacer frente a cualquier papel imaginable y sacar de él una perfecta actuación de diez.


Para los más jóvenes, sin duda recordaréis a Christopher Lee por sus papeles en sagas tan míticas como "Star Wars", "El Señor de los Anillos" o "El Hobbit", películas en las que, como no, sus papeles comenzaban siendo aliados de los protagonistas y acaban convirtiéndose en los villanos de la trama.

Para cualquiera será imposible olvidarle como el mago blanco Saruman en las películas de "El Señor de los Anillos" y "El Hobbit". En estas dos trilogías, Lee tuvo un papel de gran peso al convertirse de ser un gran aliado de la Comunidad del Anillo a ser la mano derecha del mismísimo Sauron. Siendo capaz posteriormente, y ya habiendo entrado en sus noventa años, de volver a interpretar al mago Saruman en la trilogía de "El Hobbit" que Peter Jackson volvió a dirigir.

En la segunda trilogía de "Star Wars" Christopher Lee tuvo también un hueco hecho a la perfección para él dando vida al temible y traicionero Conde Dooku en "Star Wars Episodio II: El ataque de los clones" y en "Star Wars Episodio III: La venganza de los Sith". En esta saga, Dooku, como todos recordaréis, se convirtió en uno de los enemigos más poderosos y fuertes de los jedi y los ejércitos de clones de la República. Su dominio del Lado Oscuro y su posición como maestro Sith y estratega nato fueron perfectamente plasmados en las películas por Lee.


Otros muchos, sin embargo, le recordaréis mejor por haber tenido papeles en grandes clásicos del cine de terror y de acción como fueron "El conde Dracula" y la saga de James Bond. Y, como no, por haber sido un gran y magistral habitual del cine de Tim Burton, pues eran muy buenos amigos, habiendo tenido papeles de menor o mayor importancia en casi todas sus películas desde "Sleepy Hollow" hasta "Sombras Tenebrosas".

La suya no fue la primera adaptación cinematográfica que se hizo sobre el Conde Drácula, basado en la novela de Bram Stoker, pero desde luego sí que fue el mejor y más memorable Drácula desde la actuación que el gran Bela Lugosi hizo del personaje.
La primera vez que Lee se puso los colmillos y la capa fue en el año 1958 para dar vida al personaje en "Drácula". Sin embargo, el gran éxito que tuvo la película y la maestría del actor para dar vida al príncipe de las tinieblas hicieron que el actor volviese hasta en diez ocasiones para retomar el personaje.

También hizo aparición en la película del gran espía británico James Bond "El hombre de la pistola de oro". En esta ocasión, Lee dio vida al enemigo de rigor de 007, Francisco Scaramanga, teniendo que enfrentarse cara a cara con el Bond de Roger Moore.

Y aunque mucha gente no lo recuerde, Christopher Lee también dio vida a la momia en el clásico de terror de 1959, "La momia", e incluso al afamado detective privado Sherlock Holmes en una ocasión y al hermano de Sherlock, Mycroft, "La vida privada de Sherlock Holmes".


Este ha sido un duro golpe para el mundo del séptimo arte. Afortunadamente, Christopher Lee vivió una larga y afortunada vida en la que pudo sentirse orgulloso de haber contribuido con tanta fuerza en solidificar la historia del cine.

En ningún momento abandonó las cámaras, pues ha seguido apareciendo en proyectos durante toda la última década e incluso dejando un proyecto sin completar en la fase de pre-producción.

Fue duro, perseverante y un actor formidable. 
Al terminar de filmar la trilogía de "El Señor de los Anillos", y preocupado porque no fuese a poder volver en un futuro si Peter Jackson sacaba adelante el proyecto de "El Hobbit", Christopher fue a ver a Jackson y le dio permiso para recrearle digitalmente si él ya no estaba cuando fuese a filmar la nueva trilogía.
Afortunadamente, para la película y para todo el público, Christopher Lee aguantó hasta ver ese proyecto, que le tenía fascinado, completo del todo.

Nunca dejaremos de ver sus películas, pues dejar de hacerlo sería rechazar el buen cine, y jamás olvidaremos a un actor tan maravilloso como Christopher Lee ha llegado a ser. Por lo tanto, queremos transmitir mucho apoyo a su familia y amigos, y a todos nosotros, que en cierto modo nos hemos quedado huérfanos de uno de los mejores actores de la historia.

Allá donde estés ahora, descansa maestro. DEP.









Crítica de Tomorrowland el mundo del mañana

Tomorrowland


La nueva película de Disney no ha sabido despegar con tanta fuerza desde que se estrenó hace un par de semanas y, desde luego, sigue sin convencer a los espectadores para que acudan a verla. El batacazo que se ha llevado en taquilla la nueva superproducción de la Casa de las Ideas ha sido brutal y, desde mi punto de vista, completamente injustificado.

Aún con todo, hay que comprender que estas últimas semanas se ha estado viviendo una temporada más bien floja para la taquilla internacional, que está llegando a preocupar gravemente a algunos de los entendidos, y eso ha podido ser, en parte, la justificación de este fracaso.

Con todos los más que esperados y grandes estrenos del año, siendo el objetivo de las pocas entradas vendidas por semana, solo algunas películas consiguen sorprender y acaban rompiendo con las predicciones negativas sobre su paso por la taquilla. Desgraciadamente, "Tomorrowland" no ha sido el caso y no ha sabido llamar la atención de espectadores.


La película narra una tremenda lucha a contrarreloj por conseguir salvar el mundo entero de su aparentemente inevitable destrucción.
Aunque durante toda la película se pinte de manera inalcanzable la salvación de La Tierra, todos los humanos se encontrarán, sin saberlo, en manos de una joven y sus ideas.

La película se adentra en nuestro sueños más profundos, algunos infantiles y otros muy adultos, para convertirlos en realidad en una historia en la que las grandes mentes del mundo han creado una civilización mucho más avanzada que la de La Tierra para poder ir solucionando los grandes retos desde otra dimensión.

Dicha asociación, llamada Plus Ultra (cuyo significado literal es más allá), fue fundada por cuatro de las mentes más brillantes del siglo XIX como fueron Tesla, Edison, Eiffel y Julio Verne para poder llevar más allá esos sueños y convertirlos en realidad.

Sin embargo, con el paso del tiempo Tomorrowland ha ido decayendo, ya nadie accede a él y cada vez La Tierra está más abocada a la destrucción, a la que nosotros mismos la llevamos.
Es ahí donde aparece Casey Newton, una joven brillante, curiosa y sagaz, que es "reclutada" por una misteriosa niña, Athena, que resultará ser toda una caja de sorpresas.

Sin embargo, Casey y Athena no podrán conseguir cumplir la misión ellas solas, y necesitarán la ayuda de Frank Walker, un hombre ya entrado en canas que antaño fue uno de los visionarios de Tomorrowland, el cual fue expulsado al tratar de parar la amenaza que se cernía sobre La Tierra.


El director de la aclamada y brillante película de Pixar "Los Increíbles", Brad Bird, ha sido el encargado de dirigir "Tomorrowland: el mundo del mañana". Sin lugar a dudas la presencia de Bird en el proyecto ha sido el gran catalizador para conseguir que la película sea entretenida. 
Si bien una historia puede ser original y prometedora, se necesita de una mente capaz de conectar bien las ideas y hacerlo realidad con mayor precisión. Trabajo que Bird logra sobradamente en la película.

Con respecto al reparto de la película recae directamente sobre cuatro personas, dos hombres y dos mujeres.

Por un lado tenemos a los dos protagonistas clave de la película, que serían los personajes de George Clooney y Britt Robertson, que dan vida a Frank y a Casey respectivamente; y por el otro los personajes de Raffey Cassidy y Hugh Laurie, que interpretan a Athena y al estricto líder de Tomorrowland, Nix.

George Clooney sigue en su línea de buen actor. Es un actor de lo más constante que siempre es capaz de hacer cara al papel que toque y sacar una buena interpretación. Quizás no sea lo más sobresaliente de la película, pero desde luego en una película con un reparto que no es muy conocido, salvo Laurie además, resulta agradable reconocer a un actor como Clooney.

Con respecto a la protagonista femenina de la película, Britt Robertson, lo cierto es que no ha sido muy conocida hasta el momento. Ha tenido papeles en películas como "Scream 4" y "Como la vida misma" pero ha sido "Tomorrowland" con la que ha conseguido dar el auténtico estrellato.
Resulta muy creíble en la película, además de divertida e inteligente, lo cual facilita poder conectar con su personaje.


En definitiva, es una película maravillosa. Repleta de sorpresas, novedades, inventos, robots, construcciones imposibles y sueños hechos realidad. Resulta agradable poder pensar como sería realmente un mundo mejor, pues es lo que trata de transmitir la película.

El mensaje general de la película es claro y contundente, además de muy relacionado con cualquier movimiento activista para la preservación del medio ambiente y la vida humana. Eso quiere decir que es un calco imaginario de lo que podría llegar a pasar en un futuro no muy lejano si no hacemos algo por solventar todos los episodios de inestabilidad política y social de la actualidad y las continuas agresiones contra nuestro propio planeta.
Es un aviso y un grito al aire que busca ser oído y asimilado por el espectador.

No es comprensible que este proyecto no haya llegado a tener el éxito que bien se merece. Es una película original, entretenida y muy llamativa. Si bien puede pecar de previsible en algunos puntos, y quizás la publicidad subliminal de productos u otras películas Disney que van introduciendo puedan sobrar, eso no resta mérito al proyecto ni le quita calidad.


A pesar del gran peso del croma en la cinta, como cabe esperar, se ha respetado al máximo cualquier tipo de escenario real, habiendo sido rodada buena parte de la película en la Ciudad de las artes y las ciencias de Valencia aquí en España, lo cual es un añadido de interés.

El guión es fresco, llamativo y divertido, que unido a la dirección de Brad Bird son clave inequívoca para una buena película. Y si bien no es una película de diez, ni mucho menos se merece las duras críticas recibidas ni la negativa generalizada por parte de los espectadores, situación que solo ha servido para conseguir que Disney se eche atrás y acabe cancelando proyectos ya anunciados de temática similar como la tercer entrega de "Tron".

La película transite muy buen rollo. Es entretenida, colorida y fenomenal para pasar un buen rato. Y además, es apta para cualquier tipo de público y extremadamente recomendable para los seguidores de la ciencia ficción, con algún que otro cameo escondido de otros grandes clásicos del género.

Valoración:

8/10






miércoles, 3 de junio de 2015

Crítica de Focus

Focus


El cine épico de timadores no ha quedado obsoleto en absoluto, o al menos eso nos ha demostrado "Focus".

La nueva aventura de Will Smith y Margot Robbie, que volverán a compartir escena en "Escuadrón Suicida" dentro de poco, está sobradamente a la altura de las expectativas iniciales que cualquier espectador pueda llevar a la hora de ir a verla y cumple sin problema alguno con la finalidad de este tipo de cine, que al fin y al cabo es mantener la tensión en el espectador, crear drásticos giros argumentarles y, la más importante, sorprender.

Por eso resulta tan llamativa una película que combina de manera tan correcta el género romántico con la acción y el pseudo thriller. El resultado es muy resultón y llamativo, dando lugar a unas situaciones de complejidad que mezclan los sentimientos con el trabajo de los personajes protagonistas de la película.


La película gira en torno a Nicky y Jess, dos estafadores que juegan en distintas categorías y que un día como otro cualquiera sus caminos se cruzan, dando comienzo a una serie de estafas y engaños que llevarán a esta peculiar pareja a conseguir una buena cantidad de dinero.

Nicky está acostumbrado a la liga mayor de los chantajes. No se conforma con simples carteras o relojes mediocres, Nicky va por todo lo alto. Para ello tiene un buen arsenal de técnicas y estrategias, cada una de ellas con su buen nombre que la identifique, para poder sacar hasta el último centavo de cualquier ingenuo o confiado hijo del vecino.

Por su parte, Jess es todo lo contrario a Nicky. Su belleza y dotes para la actuación, más concretamente para fingir ingenuidad, son las armas que empuña a la hora de llevar a cabo los hurtos y timos más sencillos del manual.

La historia entre estos dos sujetos surge cuando Jess trata de liársela a Nicky, el cual, sin alterarse en ningún momento, echa por tierra todo su trabajo y la deja sin recompensa pero decide enseñarla un par de trucos.

Ante la insistencia de la joven y su don natural para la estafa, Nicky decide meterla en su equipo, que se está preparando para dar un golpe realmente fuerte en una serie de eventos multitudinarios.
Tras el golpe, y un inesperado éxito abrumador, los caminos de Nicky y Jess se separan aparentemente para siempre, hasta que el destino decide volver a unirlos varios años después cuando Nicky se encuentra en medio de un trabajo. 

El reencuentro pondrá patas arriba la cabeza de Nicky y resurgirán los viejos sentimientos por Jess, aunque nada será lo que parece a priori.


La pareja de directores formada por John Requa y Glenn Ficarra, conocidos por películas como "Philip Morris ¡Te quiero!" o "Crazy, Stupid, Love", es la encargada de la dirección de "Focus", demostrando una vez más que las direcciones compartidas son capaces de realizar auténticas maravillas audiovisuales, consiguiendo cuatro ojos llegar hasta donde no pueden llegar solo dos.

Will Smith y Margot Robbie, que volverán a compartir escena en una de las próximas películas de DC Comics dirigida por David Ayer, "Escuadrón Suicida", son los fácilmente distinguibles protagonistas de la película.
La química entre ambos es fundamental para dar lugar a la naturalidad y credibilidad de sus papeles, lo cual unido a la facilidad de ambos por abordar papeles tan variados y bordarlos acaba creando unas interpretaciones muy a la altura de las expectativas.

Rodrigo Santoro (conocido, aunque no lo parezca, por dar vida al rey Jerjes en "300"), Adrian Martínez y Gerald McRaney son los encargados de completar el reparto principal de la película dando vida a los dos antagonistas principales de la película y a otro de los compinches del personaje de Will Smith en la película.


En definitiva, es una película que sorprende al espectador. No hace falta demasiado para que un espectador pueda salir satisfecho de una película sobre timadores. Basta con unos buenos juegos de manos, giros argumentarles, sorpresas inesperadas y un final impredecible. Todos esos ingredientes los tiene "Focus".

Si además de eso añadimos un guión que resulta muy sólido y unas interpretaciones sobresalientes por parte de Will Smith y Margot Robbie, que consiguen crear un vínculo sorprendente entre sus personajes y el espectador, es de esperar que la película pueda llegar a enganchar a más de uno.

La historia puede parecer simplona o predecible llegados a determinados puntos, y es en esos momentos donde los guionistas han hecho un trabajo realmente bueno al conseguir dar la vuelta a la tortilla y sacar la trama por una salida completamente opuesta.

Por eso que la historia sea de tanta importancia en este tipo de cine; es muy importante hacer cosas que el espectador no pueda esperar en ningún momento y crear así un impacto al ver el resultado final. Ir jugando con el desarrollo de la trama. Y eso se ha conseguido.

Es una buena opción para ver en compañía, siendo apta y recomendable tanto para menores como mayores, lo cual es un plus considerable que no mengua la calidad de la película.

Valoración:


7/10