martes, 25 de agosto de 2015

Crítica de Eliminado


Unfriended


Reinventar los géneros es algo que siempre resulta bien recibido en cualquier ámbito, y más aún cuando nos referimos al cine y seguimos tratando con el género de terror.
La saga Paranormal Activity ya consiguió hacer todo un cambio de paradigma en el cine de terror cuando con un presupuesto mínimo y unas simples cámaras de hogar se filmó todo un fenómeno de taquilla que ha acabado convirtiéndose en una saga realmente rentable, a pesar de que la calidad de las películas dejasen mucho que desear.

"Eliminado" ha seguido los pasos de esa saga a la perfección. Siendo esa la intención o no se ha creado el género de ciber terror al producir una película en la que las cámaras de rodaje no dejan de ser en ningún momento las cámaras del ordenador, lo cual además confundirá de una manera algo extraña a todos los usuarios de Mac que acudan a ver la película, pues será casi como si estuviesen viendo la película desde la pantalla de su ordenador.

A pesar de que el resultado deja mucho que desear, como fue con Paranormal Activity, la película engancha hasta cierto punto y reinventa el género de una manera aceptable.


La película nos situa justo un año después del triste suicidio de Laura Barns, una joven estudiante que se quitó la vida cuando tras una noche de fiesta que se le fue de las manos sus amigos y conocidos subieron fotos y videos a las redes sociales mostrando el estado en el que acabó la joven, siendo esta animada por muchos para quitarse la vida.

Los que fueron sus amigos se encuentran como una noche cualquiera conectados a sus ordenadores, manteniendo una conferencia a través de la red social Skype, cuando de pronto un desconocido irrumpe en su conversación.
Todos los intentos por los jóvenes para echar a este sujeto de su chat son inútiles y no conforme con ello, alguien empieza a hablarles por privado a través de la cuenta de la difunta Laura Barns.

Las cosas irán poniéndose cada vez más y más feas cuando ese desconocido empiece a descubrir algunos de los secretos más oscuros de los jóvenes y les obligue a jugar a un mortal juego donde poco a poco unos se irán enfrentando a otros dejando de lado su amistad y viendo como uno a uno van sucumbiendo en esta macabra e inexplicable situación.


No podemos decir gran cosa de su director, Levan Gabriadze, al ser prácticamente desconocido en el panorama cinematográfico actual.
Solo un largometraje previo avala su trabajo como director y se trata de "Problemas con suerte", una pequeña producción protagonizada por Milla Jovovich que no fue nada del otro mundo.

Sin embargo, la labor de dirección por parte de Gabriadze queda muy limitada al montaje final de los segmentos y a coordinar la actividad de naufrago por las páginas web de Blaire, la protagonista de la película, y de las conversaciones vía Skype.

Un reparto juvenil y también prácticamente desconocido es el cierre de ecuación de la película.
Shelley Henning es la cara más conocida de la película, gracias a su participación en la serie "Teen Wolf" y es la encargada de dar vida a la protagonista de la película, Blaire, que junto a Moses Storm (que ha salido en algunas series poco conocidas) dan vida a la pareja de novios que más tendrán que soportar con esta situación.


En definitiva, es una película original, que consigue sorprender en cuanto a la novedad de su trasfondo, pero por desgracia no va mucho más allá.
A diferencia de otras películas del género, "Eliminado" no esconde nada más allá, ni cambios argumentarles ni sorpresas, el desenlace es justo lo que parece ser desde el principio.

La creencia del espectador de que habrá algún cambio o sorpresa en el metraje es ambigua; pues si bien hay algunas cosas inesperadas, la mayor parte del filme es predecible.
Un trabajo que no ha necesitado grandes recursos ni labores cinematográficas, sino que se han limitado a tirar de ordenador y sacarse todos los recursos fílmicos de la red; lo cual dilapida un poco el resultado como película que se supone debería ser.

Anunciada ya una secuela, con el mismo director que en esta ocasión, esperamos que "Eliminado" haya servido como puerta de entrada a un nuevo género y que sepan solventar todas las carencias que ha tenido esta entrega, así como que puedan introducir decentemente más elementos puramente cinematográficos, con más implicación de equipos de filmación.

Valoración:


5/10





domingo, 23 de agosto de 2015

Crítica de Extinction

Extinction


El cine nacional sigue dando mucho de lo que hablar con aquello de las co-producciones.
En esta ocasión toda una producción española, con idea original, equipo y dirección nacional, nos trae una terrible historia post-apocalíptica a nuestras pantallas con gran acierto en lo referido a la trama que se plasma.

La película se basa en la novela llamada "Y pese a todo", escrita por Juan de Dios Garduño, y busca profundizar en las relaciones personales de un reducido grupo de supervivientes en un apocalipsis zombie y como tratan de sobrevivir en su día a día a la par que se va entendiendo el origen de la rivalidad de los dos vecinos en los que se inspira el filme.

Pese a ser una producción nacional, el elenco norteamericano y la ambientación en suelo americano buscan hacer llegar el proyecto a un mercado mucho más amplio que el que se quedaría en el panorama nacional, lo cual ha implicado un volcado conjunto de productoras y países para conseguir que la película llegue a buen puerto finalmente.


La película nos presenta a dos vecinos enfrentados, por una lado está el desaliñado y tristemente solo Patrick, mientras que por el otro lado se encuentra Jack con su hija de ocho años Lu; que a pesar de verse obligados a vivir uno frente al otro, no se dirigen la palabra desde hace años y han levantado unas barreras físicas y emocionales entre ambos que afectan directamente a la pequeña Lu.

A ese problema hay que añadir que el mundo ya no es lo que era, una infección zombie acabó aparentemente con la mayor parte de la población mundial para posteriormente acabar afectando también a los propios monstruos.
Sin embargo, en el momento menos esperado estos monstruos volverán a hacer su aparición tras años de evolución y adaptación al nuevo entorno hostil y congelado que asoló a las civilizaciones.

Para poder sobrevivir a esta situación, Patrick y Jack deben trabajar en equipo y conseguir salvar sus vidas y la de Lu al mismo tiempo que el espectador va descubriendo cual fue el origen de su enemistad en forma de flashbacks que explican que fue de la madre de Lu, cual era la relación entre Jack y Patrick y como llegaron a enfrentarse.
Una mujer, con rostro nacional y bien conocido, hará aparición en escena para tratar de ayudar a estos hombres a buscar una salida y conseguir salvarse.


La dirección del filme ha sido asumida en esta ocasión por el veterano en cortometrajes de terror Miguel Ángel Vivas.
Siendo este su tercer trabajo dedicado al largometraje, hay que reconocer el salto cualitativo que el director español ha pegado dejando atrás unos thrillers de terror nacionales mediocres a encarar directamente una producción de terror mucho más ambiciosa con un reparto mucho más renombrado.

Matthew Fox regresa a la pantalla grande tras unos años de relativo silencio en los que ha sido delegado a los segundos planos de grandes producciones como "Guerra Mundial Z" tras haber tenido un papel protagonista y fundamental en la serie de culto "Perdidos".
Fox se encarga de dar vida a Patrick en la cinta, el vecino desaliñado que solo tiene la compañía de su perro para soportar la soledad del día a día. Su papel es el más reflexivo e interesante de la película, además de ser el que mejor ha sido desarrollado por el actor, que consigue convencer como el que más al espectador.

Por otra parte, Jeffrey Donovan (al que hemos podido ver en películas como "Hitch" o "El intercambio") asume la responsabilidad de dar vida a Jack, un personaje mucho más plano y carente de emociones que el de Jack que si consigue ser levemente salvado es gracias a su relación con su hija Lu. Aún así, no acaba de convencer ni él mismo ni la moralidad de los actos que decide llevar a cabo.
Clara Lago, la actriz española, completa el reparto con un pequeño papel que aparece hacia la segunda mitad de la cinta dando vida a una mujer perdida que busca ayuda tras haber perdido recientemente al grupo con el que viajaba.


En definitiva, la película no es lo mejor en cuanto al cine de terror y de zombies pero si que consigue poner a las producciones nacionales en una nueva posición aventajada dentro del género.
Si hace unos meses decíamos que "Autómata" era una puerta de entrada para el cine español en el género de grandes producciones de ciencia ficción, no sería extraño que "Extinción" trate de hacer lo propio desde el género del terror.

Un guión muy llamativo, que solo por el hecho de ocultar la auténtica relación entre los vecinos ya consigue mantener la tensión del espectador durante casi toda la película, unas ambientaciones muy conseguidas, que resbalan un poco en cuanto a la calidad de los efectos especiales de las metrópolis devastadas, y un gran trabajo de filmación y caracterización de los nuevos monstruos son la prueba de que España tiene mucho que decir en este género.

A la espera de que otro de los grandes referentes nacionales en materia de dirección, como es J.A. Bayona ("Lo imposible") asuma la dirección de la secuela de "Guerra Mundial Z" nos podemos contentar con esta película de género compartido que plantea unos puntos de vista sobre el cine de zombies que resultan agradablemente llamativos a pesar de algunos fallos en el desarrollo de la trama o la profundidad de los personajes.

Valoración:

6/10




viernes, 21 de agosto de 2015

Crítica de Cuatro Fantásticos

Fantastic Four


Tras largos meses de espera y una gran expectación en torno al estreno de la nueva película de los Cuatro Fantásticos finalmente hemos podido ver el resultado definitivo del filme.
No ha sido fácil que la película haya conseguido llegar a donde lo ha hecho, que es a las pantallas de los cines, pues la difícil relación entre el estudio y el director del proyecto, que no ha sido ningún secreto, ha complicado en gran medida el rodaje de este reboot.

No solo Josh Trank, director de la película, ha tenido esos enfrentamientos con el estudio, sino que al parecer también intercambió acaloradas palabras con algunos miembros del reparto durante el rodaje, situación que ha servido solo para empeorar el entorno de trabajo y echar más tierra aún sobre el resultado final.

La dureza con la que la película ha sido recibida por la crítica, el poco interés mostrado por los espectadores a la hora de acudir a los cines para ver el metraje definitivo, los problemas de producción y montaje que han emanado de esas relaciones tan chocantes y algunos elementos más añadidos de paso han sido los ingredientes suficientes para llevar a esta película, que en un principio prometía ser algo más, a un auténtico batacazo del estudio.


Efectivamente la película nos presenta una historia de sobra conocida, a groso modo cuanto menos, por todos los lectores de cómics de los Cuatro Fantásticos o todos aquellos que hayan visto las dos películas anteriores sobre la familia de superhéroes, mucho más precisas en cuanto a la historia original aunque su calidad también dejase mucho que desear.
Sin embargo, se aprecia desde el minuto uno que se ha tratado de dar un enfoque distinto a los personajes que a tantos encandilaron en los cómics.
Es importante tener en cuenta que esta parte de la crítica puede contener SPOILERS sobre el desarrollo de la trama de la película. Todos aquellos susceptibles a conocer esta parte de la historia que omitan leer la parte de la sinopsis.

La película comienza con un joven Reed Richards, que ya apuntaba maneras de cerebrito desde la etapa escolar, con grandes ambiciones para descubrir el funcionamiento del teletransporte. En ese momento conocerá a Ben Grimm y ambos inician una fuerte relación de amistad a pesar de pertenecer a mundos completamente opuestos.
Con el tiempo, Ben se convierte en la mano de obra oculta en las sombras de Reed y acaban siendo reclutados por el doctor Franklin Storm y su hija adoptiva Susan para trabajar en un interesante proyecto sobre los viajes entre dimensiones.

Poco a poco, Reed y Ben van conociendo al resto de los integrantes de un equipo científico destinado a combinar el trabajo precario pero acertado de Reed con el trabajo que el dr. Storm llevaba años desarrollando con otra joven eminencia en la materia, el problemático Victor Von Doom.
A esta ecuación se une el hijo biológico de Franklin, Johnny, que tiene todo un don para construir cosas y meterse en líos.


Como cabe esperar, los cuatro jóvenes con la ayuda del dr. Storm comenzarán a pulir todas las bases de ese trabajo que ya no tiene nada que ver con el teletransporte, sino más bien con los viajes entre dimensiones.
Huelga decir que en este punto Ben desaparece completamente de la historia al considerar que ese es realmente el sitio de Reed y que él poco tiene que hacer en esos laboratorios.

Sin embargo, todo se desmadra cuando los jóvenes deciden probar la máquina de viaje entre dimensiones sin el consentimiento de ningún responsable, momento que Reed considera que Ben no se puede perder por lo que se decide a llamarle.
Esta insensatez acaba con Reed, Johnny, Ben y Susan sometidos a una fuerte modificación celular tras el contacto con una sustancia extraña en la nueva dimensión y con Victor completamente desaparecido y dado por perdido.

Reed decide huir hasta que es encontrado tiempo después por el nuevo superequipo, ahora a las órdenes del ejército, que le convencen de una manera algo contundente para regresar al trabajo y ayudar al gobierno a reanudar el contacto con el Planeta Zero; donde un viejo conocido lleva años aguardando para completar una especie de venganza que requerirá de todo el esfuerzo de los jóvenes para salvar la Tierra.


Josh Trank ha sido el encargado de dirigir, para bien o para mal, este reboot maldito de los Cuatro Fantásticos.
Este es el segundo trabajo que Trank ha realizado como director y guionista tras el éxito de crítica que tuvo su ópera prima "Chronicle". Sin embargo, a pesar de ser un joven realizador con la experiencia justa, el estudio decidió confiarle la responsabilidad de dirigir el reinicio de la saga con unos actores y una historia completamente nuevos.

Tal vez haya sido por las malas decisiones a la hora de enfocar el proyecto, como los cambios radicales que experimenta la historia (un Johnny Storm de color es algo que sorprende le pese a quien le pese) o por sus excentricidades a la hora de dirigir el proyecto, pero Trank ha demostrado no estar a la altura de las circunstancias siendo el principal exponente común de todas las riñas que ha tenido la producción de la película.

Con respecto a los nuevos Cuatro Fantásticos, Miles Teller es el único que puede llegar a convencer algo al espectador en el papel de Reed Richards, y eso se debe a la tarea de interpretación que ha realizado, bastante mejor que la de sus compañeros.
Jamie Bell en el papel de la Cosa o Ben Grimm es un personaje plano y desaprovechado, que se limita a ser invisible y tener dos puntos en toda la película. Kate Mara como Susan Storm ni destaca ni es la peor de todas en este reparto; y desde luego, Michael B. Jordan, a pesar de tener una interpretación notable en la película, a la altura de lo esperado, se lleva una mala perspectiva en cuanto a la ruptura que hace con un personaje que de siempre y clásicamente ha sido blanco.


En definitiva, para poder hacer una buena crítica de "Cuatro Fantásticos" hace falta pensar en frío, no dejarse llevar por el calentón del momento nada más salir de ver la película.
Es importante tener en cuenta que de alguna manera llevamos meses siendo bombardeados por publicidad negativa y dañina sobre la película que de una manera u otra ha acabado por hacer mella en nuestra opinión del resultado final incluso antes de verla.

Por eso es importante verla con calma, pensar lo que se ha visto e incluso verla de nuevo antes de dar una opinión precipitada de lo que es el resultado final, un resultado que vistas las prisas y las confrontaciones tampoco llega a ser malo.
Mediocre sería la palabra que podría definir esta película. Quizás sea porque nos tienen tan acostumbrados a ver grandes producciones sobre los héroes de Marvel que en cuanto sale una película normal a la luz montamos rápidamente en cólera.

Sin embargo, nos gustaría ejercer de cierta manera de abogados del diablo y remarcar los puntos buenos que tiene la película, junto a todo lo malo que de ella ha salido.
El principal fallo que la película tiene, y es un fallo que le aguantará durante los noventa minutos de metraje, es la falta de empatía y la ausencia de vínculos emocionales que los personajes muestran entre ellos y con el espectador.
Son personajes planos que buscan ser presentados de manera atropellada y rápida mermando aún más la calidad del resultado final.


Si a eso le sumamos un guión normal, con comentarios que tildan a los protagonistas de pedantes o creídos sin ninguna conexión entre ellos, nos encontramos con que el espectador es incapaz de conectar con estos nuevos personajes, elemento clave a la hora de introducir unos personajes destinados a protagonizar toda una saga.
Es triste ver como el personaje de Ben, un pilar clave para Reed en las historias originales, pasa a ser un don nadie en la película. El compañero mudo de Reed, del cual Richards se acuerda de rebote justo antes de viajar al Planeta Zero por primera donde será convertido en la Cosa, algo que choca mucho ya que un personaje tan llamativo podría haber sido mucho mejor aprovechado.

Esa relación entre Reed y Ben no llega a cuajar. Tampoco la relación de Reed con Susan, que están lejos de parecer los enamorados en los que tarde o temprano se convertirán, o la relación de Susan con Johnny, ambos supuestamente hermanastros en la película. 
El guión, muy llano y simplón, es lo que ha dificultado potenciar esas relaciones, convirtiendo una película sobre la primera familia de superhéroes de Marvel en una película donde convergen cuatro personajes contra un villano que parecen no conocerse.
Es cierto que en algunos momentos se aprecia la preocupación de unos por otros, pero es siempre en situación forzadas y poco naturales.

Se echa en falta el toque de humor de personajes como la Antorcha Humana o la Cosa, que si dejan caer algún que otro chascarrillo no es nada destacable, de igual manera que los continuos rifirrafes que la Cosa y la Antorcha mantienen de broma continuamente han sido cortados casi por lo sano hasta el final literal de la película, algo que las dos películas anteriores (que tampoco destacaron precisamente por la calidad de su resultado final) si supieron hacer.

"Cuatro Fantásticos" no es una mala película de acción y poderes. Es entretenida, llamativa y presenta unos personajes interesantes que quizá con otro enfoque puedan llegar a gustar más a los espectadores. Sin embargo, como reboot de los Cuatro Fantásticos no vale nada. La ruptura que la película hace con las historias originales no merece que se utilicen a estos personajes para una trama tan diferente a la original.

Valoración:

6/10





miércoles, 19 de agosto de 2015

Daredevil


Daredevil


Cuando creíamos que Marvel ya lo había hecho todo y conseguido todo lo que se había propuesto con su universo cinematográfico tan bien formado y ya cimentado no se les ocurre otra cosa mejor que aliarse con Netflix para traer de vuelta al superhéroe ciego de Hell´s Kitchen.
No es que sorprendiese el salto televisivo que Marvel dio al anunciar su producción conjunta para hacer una serie de Daredevil, a fin de cuentas ya habían hecho algo así con "Agents of Shields" y con "Agent Carter", lo que si que no nos imaginábamos era que esta serie fuese a darle mil vueltas a las otras dos.

Desde luego no podía existir una mejor asociación que la experimentada por Marvel y Netflix. La cadena televisiva norteamericana ha demostrado ser una auténtica pionera en lo que a la producción de éxitos televisivos se refiere, contando con grandes títulos como la asombrosa "House of Cards" o "Orange is the new black", serie que han conseguido grandes críticas y una perfecta acogida por parte de los espectadores.

Lo que no nos podíamos esperar es que de este matrimonio fuese a salir una serie de tal calidad, que lejos de ser un simple sobresaliente, consigue llegar al diez como resultado final en cuanto a fenómeno televisivo se refiere.
La serie creada por Drew Goddard es maravillosa y abre la puerta a nuevas producciones de pequeña pantalla que irán llegando a nuestros hogares de la mano de Marvel y Netflix creando la posibilidad de que los personajes de estos shows se unan a las aventuras de los que aparecen en la gran pantalla gracias a la conexión entre historias.


La serie gira en torno a la historia de Matt Murdock, un joven abogado que ejerce la abogacía en el barrio donde creció junto a su mejor amigo, Foggy Nelson.
Hasta ahí todo podría apuntar a que la serie se trata de una más en la gran lista de series sobre abogados que podemos ver actualmente, sin embargo, la trama se complica cuando se descubre que Matt es ciego y que en el mismo accidente donde perdió la vista de pequeño adquirió una serie de poderes asombrosos.

La serie no parte de la nada, sino que nos sitúa en un momento muy conocido para cualquiera que haya seguido con normalidad los acontecimientos desarrollados en las películas de Marvel.
Y es que "Daredevil" nos muestra como está siendo la reconstrucción del barrio de Matt y Foggy, la cocina del infierno, tras la gran batalla de Nueva York que pudimos ver en "Los Vengadores".

Aunque no se mencione como tal esa batalla en ningún momento, es evidente que la acción se desarrolla en un punto justo inmediato a dicho acontecimiento.
La serie divide la trama en tres partes muy claras; por un lado tenemos la cara pública que Matt, el innegable protagonista de la serie, da al mundo como un joven abogado con su compañero Foggy y su secretaría Karen Page; la cara de justiciero enmascarado que asume por las noches a la hora de combatir las innumerables amenazas que asolan su barrio: y la faceta de orígenes que asume la serie, pues se trata de una serie que introduce de cero a un personaje conocido, y que por lo tanto necesita establecer un origen claro.


Cuando hablamos de "Daredevil" nos referimos a un fenómeno televisivo sin parangón. Podríamos decir que no es nada que hayamos visto con anterioridad, y esto se debe mayoritariamente a la solidez que tiene la serie en todos sus aspectos y la maestría con la que se han sabido aunar elementos de comedia típicos del cine de Marvel, con los puntos característicos de series de derecho y acción, a la vez que se da un punto más crudo, realista y violento que en el universo cinematográfico de Marvel, separándose mucho más aún de las otras series producidas por Marvel.

Si bien "Agents of Shield" o "Agent Carter" tratan temas que conectan con las películas Marvel de manera suavizada, sin incluir escenas de peleas excesivamente violentas o sangrientas, "Daredevil" rompe con ese esquema para mostrar una realidad completamente opuesta.
Es como si se hiciese un estudio en profundidad de la cara oculta de esas películas Marvel, mediante una inmersión en los bajos fondos de la ciudad de Nueva York acompañando a Matt Murdock en sus orígenes como Daredevil.

Sin embargo, la serie no se limita a crear a este héroes enmascarado así como así, sacándolo de la nada. Va mucho más allá al ir exponiendo sus creencias, sus convicciones y sus principios morales; una principios que han sido inculcados desde que Matt era muy joven por su padre, el boxeador fallecido Jack Murdock.
De esta manera se puede entender realmente quienes son los personajes, que es lo que les motiva y porque han decidido actuar como lo hacen en la serie, a base de profundizar en sus historias y sus comienzos.


Drew Goddard, un colaborador habitual de Joss Whedon (director de las dos primeras entregas de Los Vengadores) y que ya tuvo mucho que decir a la hora de colaborar para crear ese universo cinematográfico tan extenso hoy día, ha sido el encargado de dar forma desde cero a este gran éxito televisivo.
No es de extrañar que teniendo unos vínculos tan directos con uno de los padres de ese universo Marvel algo de todo lo que ha podido ir viendo se le haya acabado pegando. No obstante, Goddard ha sabido redirigir ese concepto hacia una visión mucho más oscura y realista que absorbe al espectador desde el minuto uno de la serie.

Con respecto al nuevo reparto encargado de dar vida a los personajes de este héroe de los cómics, nos topamos con todo un tropel de carne joven que se une para dar un comienzo más digno a los orígenes de Daredevil.
Charlie Cox, conocido por papeles en películas como "Stardust" o "La teoría del todo", experimenta un cambio drástico, similar al de Paul Rudd para el papel de Ant-man, a la hora de encarar el papel de Matt Murdock.
Sin lugar a duda su papel en la serie no cae en saco roto, siendo la mejor interpretación del actor en toda su carrera cinematográfica, que hasta el momento no había destacado especialmente en dicho campo.

El gran actor Vincent D´Onofrio, que ha tenido grandes papeles en películas como "La chaqueta metálica", "Men in Black" o "Jurassic World", asume el papel antagonista de la serie dando vida al mismísimo Wilson Fisk, también conocido como Kingpin en los cómics, que tendrá también un papel clave en cuanto a la dirección de los negocios sucios de la Cocina del Infierno.
Con respecto al resto del reparto la actriz de "Truel Blood", Deborah Ann Woll, da vida a la atractiva Karen Page; Elden Henson al compañero de trabajo de Matt, Foggy Nelson; y Vondie Curtis-Hall es el intrépido periodista del Bulletin Ben Urich.


"Daredevil" es magistral en todos los aspectos. El tanteo de unos tonos más oscuros y una historia más cruda y realista le ha dado el éxito a esta gran serie.
Y no es que la serie se limite a ser buena en cuanto a los personajes, la historia y la ambientación; sino que las escenas, sus planos y su enfoque es digno de mención en cuanto a la calidad técnica de todo el equipo de profesionales técnicos que hay detrás de las cámaras.

La profundidad de los personajes es lo que convierte la serie en más humana y natural. Es fácil empatizar con los protagonistas y odiar a los villanos, pero siempre haciendo que el espectador comprenda porque hacen esas maldades, cuales son las motivaciones que les llevan a actuar de una manera tan cruel.
Estamos deseando que llegue ya la segunda temporada de la serie, anunciada para principios del año que viene, que ya ha iniciado su rodaje y tendrá un par de incorporaciones jugosas como la del Castigador o Elektra, dos personajes muy conocidos del mundo Marvel y muy importantes en la historia de Daredevil que saltarán al ruedo en la nueva temporada.

Los constantes guiños o easter eggs que la serie esconde sobre venideros personajes o acontecimientos, que ya han dejado caer la futura incorporación de Bullseye y de Iron Fist, son algo que los seguidores de Marvel, si saben verlos, agradecerán con creces.
Es una serie perfecta, recomendable para los entendidos de Marvel y los espectadores más lego en la materia. Cualquiera que busque calidad televisiva la encontrará con "Daredevil". 











jueves, 13 de agosto de 2015

Crítica de Operación U.N.C.L.E.

The man from U.N.C.L.E.


Guy Ritchie ha regresado al ruedo por todo lo alto con "Operación U.N.C.L.E.". Han pasado cuatro años desde que el director de grandes películas como "Snatch, cerdos y diamantes", "Lock & Stock", "Rock n Rolla" o las dos películas de Sherlock Holmes protagonizadas por Downey Jr. no se sumergía en la responsabilidad que supone la dirección de una película.
Hay que reconocer que tanto tiempo sin el gran toque que Ritchie tiene para el cine se ha notado.

Si bien su carrera cinematográfica ha ido evolucionando drásticamente a lo largo de los años, experimentando un cambio sustancial en cuanto al trasfondo y análisis de sus personajes e historias desde sus primeras películas hasta que dio el salto al cine más comercial con "Sherlock Holmes", la firma de Guy Ritchie sigue estando latente en películas como esta, aunque sea en lugares poco esperados.

Desde luego el ansiado regreso de Ritchie con "Operación U.N.C.L.E." es muy agradable, sobre todo retomando una historia ya conocida a modo de remake de la famosa serie de los años 60 que en nuestro país se conoció como "El agente de C.I.P.O.L.".


La historia nos presenta a los mismos dos protagonistas de la serie original, Napoleón Solo e Illya Kuryakin.
El primero, un habilidoso ladrón americano que después de su servicio en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial supo amasar una considerable fortuna hasta ser descubierto por el gobierno y obligado a trabajar como agente de campo para la CIA a modo de conmutar su pena, donde acabo haciéndose un nombre y una reputación impecable como el mejor agente de la agencia.
Por su parte, Illya, es un agente especializado ruso del KGB que tras años de duro entrenamiento y disciplina se ha convertido en el mejor agente ruso.

Estos dos antagónicos personajes deberán trabajar unidos en una época tan tensa para sus naciones y ciudadanos como lo era la Guerra Fría, donde EEUU y la extinta URSS competían por el mantener la cabeza en una carrera armamentística sin precedentes.
El motivo de esta extraña alianza se justifica en la necesidad de desbaratar los planes de una malvada organización criminal que pretende crear una peligrosas bombas nucleares que podrán estallar en cualquier parte del mundo.

La tensión será palpable entre estos dos espías añadiendo a Gaby en la ecuación, la atractiva hija alemana del científico que está trabajando para esa organización en el desarrollo de la bomba, la cual les servirá como nexo para llegar hasta la bomba y neutralizar la amenaza, aunque Gaby guardará más secretos de los que se puedan pensar.


Guy Ritchie asume la labor directiva de este ambicioso proyecto que parece intentar traer de vuelta la historia de Solo e Illya en una nueva saga.
Tras cuatro años sin noticias de Ritchie la ruptura de silencio con el anuncio de esta producción pilló de sorpresa a más de uno, teniendo cierto temor al respecto.
Sin embargo, Ritchie ha decidido pasar de las películas originales, como hacía en sus comienzos, a sumergirse en los remakes, como ha sido el caso de "Sherlock Holmes" y "Operación U.N.C.L.E.". Esto no quiere decir que sea malo ni bueno; es otra perspectiva que Ritchie ha decidido afrontar y que hasta el momento lo ha hecho con gran acierto.

Con respecto a los protagonistas de la película, nos encontramos a Superman, Henry Cavill, dejando la capa de lado para dar vida con gran maestría al genio ladrón y espía profesional Napoleón Solo, un papel que parece casar a la perfección con el actor británico.
Por otro lado, Armie Hammer, conocido por su papel en "El llanero solitario" entre otros, da vida a Illya con el mejor de sus acentos rusos asumiendo con diversión y seriedad a la vez esta responsabilidad.

Alicia Vikander, Jared Harris y Hugh Grant completan este reparto dando vida a Gaby, Sanders y Waverly.
Vikander se configura fácilmente como la protagonista femenina de la película asumiendo un personaje sometido a varias transformaciones inesperadas que lo hacen bastante llamativo.
Por su parte, Harris y Grant dan vida a Sanders y Waverly, los jefes de operación que tendrá Cavill al principio y el nuevo jefe de la sección de espionaje conjunto U.N.C.L.E.


En definitiva, "Operación U.N.C.L.E." es una película que está a la altura de la expectativas, a expensas de que no sea ni de lejos el mejor trabajo de Ritchie desde la silla de dirección, lo cual no impide que el resultado sea impecable y llamativo.

Unos cambios de escena novedosos, con juegos de cámara arriesgados y un desarrollo de la trama que a priori pueda desorientar al espectador acaba demostrando un gran control del montaje del metraje y garantiza, antes o después, una explicación clara de todo lo que ocurre.
Es arriesgado ese tipo de montaje y filmación por el que Ritchie ha decidido apostar, sin embargo, y aunque a muchos espectadores no le guste, es algo nuevo que resulta atractivo.

La película tiene un toque de humor inesperado y maravilloso que no se preveía. El vacile y la comedia van de la mano de todos los personajes con situaciones de lo más enrevesadas que ponen a los protagonistas en situaciones peculiares.
El humor combina toques de humor más rumiados que combina con algunos de lo más simple que pasan por un simple porrazo con humor hasta un tiroteo en barca protagonizado por uno de los protagonistas mientras que el otro disfruta de un tentempié en un camión.


Es innegable que se ha perdido el toque original que tiene el cine de Ritchie, o tenía. Aunque sigue siendo reconocible en algunos planos de cámara o la banda sonora, la cual sigue la línea del director a raja tabla y es de una calidad innegable, siendo un auténtico imán para el espectador durante la proyección de la película.
Y aunque Ritchie haya decidido tomar una dirección tan distinta con respecto a su cine, sus personajes siguen teniendo mucho que decir en cuanto a sus explicación y profundidad. A menor manera, todos ellos están estudiados y son abiertos progresivamente al público.

Un guión muy sólido y llamativo es otro de los puntos fuertes sobre los que se puede sostener la película.
Inteligente y mordaz consigue llevar a los personajes de la película a unas situaciones peligrosas, divertidas, inesperadas y, sobre todo, realmente entretenidas en una película que busca reiniciar todo un mito de la pequeña pantalla.

Un final completamente abierto sostiene los recientes rumores de que una secuela de "Operación U.N.C.L.E." podría estar sobre la mesa de posibles para un futuro no muy lejano del estudio, sin embargo, el regreso de Ritchie no puede estar confirmado pues acaba de meterse de lleno con la producción de la nueva saga de películas sobre el rey Arturo que protagonizará Charlie Hunnam.

La película es genial. Muy recomendable y divertida a todos aquellos que se decidan a dar una oportunidad a  "Operación U.N.C.L.E." en busca de casi dos horas de giros argumentarles, traiciones de espías, tiroteos, risas y seducción al más alto nivel.

Valoración:

8,5/10

martes, 11 de agosto de 2015

Crítica de Ted 2

Ted 2


Las segundas partes no tienen porque ser malas, o al menos eso nos ha demostrado Seth MacFarlane con "Ted 2". 
A pesar del estrepitoso fracaso que fue "Mil maneras de morder el polvo", película que no solo no consiguió una buena recaudación sino que también consiguió defenestrarse a si misma a la hora de recibir las críticas, hay que reconocer que "Ted 2" está muy a la altura de una secuela, sobre todo cuando es más divertida que la primera entrega.

Con esto no queremos decir que sea la mejor película de la saga, simplemente que ha conseguido mantener el punto original y rebelde que se creó con la primera película, donde conocíamos por primera vez la historia de este gamberro y divertido oso de peluche.

Desde luego, MacFarlane ha hecho todo lo posible por asegurarse el éxito con esta película, y si al menos ese éxito no le consigue llegar porque la película no acabe de convencer a los espectadores, sí que lo hará gracias al amplio reparto de la película, que bien parece una gran reunión de algunos grandes del cine que se dejan caer por la película a modo de cameo.


Podríamos decir que en "Ted 2" nos encontramos con lo mismo que pudimos ver en "Ted": una nueva aventura de un oso de peluche que habla y su mejor amigo, John.
En esta ocasión, Ted tendrá que enfrentarse a un enemigo más feroz e implacable que el padre obsesionado con él que le dio tanta guerra en la primera entrega; el sistema legal de los Estados Unidos.

Esto se debe a que Ted, en busca de formar una familia con su novia y tener un hijo, es considerado una simple propiedad y, por tanto, un objeto sin derecho a tener derechos humanos.
Esta situación obliga a Ted y a John a hacer todo lo que esté en sus manos para conseguir apelar esta injusticia y conseguir derechos para Ted.

De esta manera, Ted y John conocerán a Samantha, una joven y recién graduada abogada que luchará por los dos amigos para ayudar a Ted y conseguirá hacer que John olvide a su ex, la cual dejó un profundo vacío en John.
Por fortuna para el espectador, los alocados y poco convencionales métodos de este trío de gamberros, fumetas y liantes generarán una serie de aventuras tan divertidas e increíbles que nos obligarán a reír en múltiples momentos de la película.


Seth MacFarlane, conocido por crear las series televisivas "Padre de familia" y "American Dad" o películas como "Mil maneras de morder el polvo" y "Ted", regresa a la silla de director asumiendo también las funciones de productor, guionista y protagonista al poner voz al mismo Ted.

Si algo hay que decir sobre MacFarlane es que es un hombre que sabe como sacarse los proyectos de la manga y hacer grandes obras de entrenamiento cómico para el espectador. Algunas son más acertadas, "Ted", y otras un fiasco en toda regla, "Mil maneras de morder el polvo", pero con "Ted 2" el auténtico Seth MacFarlane ha vuelto a su campo de acción acertando mucho más en la escritura del guión y la dirección de la película.

Con respecto al reparto, y haciendo mención a la gran labor de doblaje desarrollada por MacFarlane con Ted, sobresalen los personajes de Mark Wahlberg y Amanda Seyfried, John y Samantha, que son una pareja que casa a la perfección y están tremendamente divertidos en la película.
Giovanni Ribisi ha regresado también en "Ted 2" volviendo a dar vida a Donny, el adulto obsesionado con Ted, que sigue queriendo hacer de las suyas con el osito en un papel ejecutado a la perfección por el actor.

Como es de esperar en el cine de MacFarlane, los cameos están asegurados. Desde Morgan Freeman, hasta Tom Brady, pasando por Sam J Jones, o los presentadores televisivos Jimmy Kimmel y Jay Leno en la película se suceden innumerables cameos de grandes estrellas de Hollywood, destacando con creces el cameo que Liam Neeson tiene en la película, un cameo paródico y simplemente desternillante.


En definitiva, "Ted 2" es muy entretenida. Está fácilmente al nivel de calidad que tuvo "Ted" e incluso va más allá en cuanto a los golpes cómicos de la película, lo cual dice mucho en cuanto a la imaginación creativa del propio MacFarlane.

Es agradable ver que, aunque sea a modo de secuela, el cine cómico de parodia y queja social sigue estando tan alto en cuanto a su nivel y destacando de esta manera en lo que a originalidad de la trama se refiere.
El trabajo realizado con "Ted 2" es divertido y acertado, se ha sabido dar un nuevo enfoque a la historia partiendo de un esquema prácticamente idéntico al de la película anterior, con la gran diferencia de que se ha buscado un nuevo problema que Ted deba resolver.

A pesar de que a priori podía parecer que "Ted 2" es una secuela innecesaria y absurda que perfectamente podría no haberse producido, el resultado es muy satisfactorio y sacia el apetito cómico del espectador.
Si bien no es la maravilla del cine cómico de este año, es genial para que todos aquellos, curados de espanto en cuanto a los chistes verdes y alguna que otra escena subida, fans de este género cinematográfico vayan a ver la película.

Valoración:

6,5/10




viernes, 7 de agosto de 2015

Crítica de Misión Imposible: Nación Secreta


Mission Impossible: Rogue Nation


El maestro del cine de acción, Tom Cruise, ha vuelto por todo lo alto. Es muy posible que la saga cinematográfica se haya topado con la horma de su zapato en cuanto a salto en la calidad del resultado final como en lo que se refiere a los nuevos enemigos y villanos de la película.

Hay que reconocer que la FMI no tiene pensado desaparecer en silencio y aunque la saga ha seguido estrenando películas desde el año 1996, cuando estrenó su primera entrega, la saga ha sabido evolucionar y reinventarse en estos casi veinte años de historia, manteniendo algunos elementos y modificando drásticamente otros.
Pero, por fortuna, se siguen respetando todos esos distintivos claves de las películas de Misión Imposible que tanto nos gustan.

Afirmar que la película es la mejor de toda la saga sería, quizás, algo arrogante por nuestra parte, sin embargo, la calidad de esta quinta entrega está muy a la altura de las dos que, para nosotros son las mejores, la primera y tercera entrega.


La quinta entrega de la saga, "Misión Imposible: Nación Secreta", nos presenta una trama en la que la FMI se encuentra viviendo sus días más oscuros. Debido a sus innumerables acciones y misiones, de cuestionable eficacia para el gobierno, que han acabado dejando en evidencia a la agencia y al propio gobierno, nos encontramos con una pelea entre el representante de la FMI, que será Brandt (al que conocimos en la entrega anterior de la saga) y el director de la CIA.

La FMI será finalmente cerrada y todos sus operativos repartidos entre las demás agencias de espionaje y contraespionaje de EEUU, aunque la mayor parte de ellos van a caer en manos de la CIA. 
Esto pone a todo el antiguo equipo de Hunt en una situación peliaguda.

Mientras tanto, Ethan Hunt está siendo buscado por la CIA con intención de detenerle para interrogarle sobre sus últimas operaciones oficiales sobre el terreno de campo y para intentar esclarece cuales son sus interesas actuales, que pasan por dar caza a una temible asociación criminal conocida como "El Sindicato".

A pesar de que ningún gobierno, y menos el de los Estados Unidos, cree en el testimonio de Hunt sobre la existencia de un Sindicato formado por agentes de todas las agencias del mundo supuestamente fallecidos o desaparecidos que ahora ejercen llevando a cabo misiones de terrorismo, Ethan deberá volver a reunir a su equipo para poner fin a los maquiavélicos planes de Solomon Lane, el retorcido líder del Sindicato.


Christopher McQuarrie, más bien conocido por sus trabajos como guionista para grandes películas como "Al filo del mañana", "Valkiria" o "Sospechosos habituales", dio el salto a la dirección en el año  2000 para dirigir "Secuestro infernal", no obstante, no volvió a asumir una labor directiva hasta el año 2012, cuando se puso a la cabeza del blockbuster "Jack Reacher". 
Ahora vuelve a la silla de dirección para encargarse de la quinta entrega de Misión Imposible, cuyo libreto también se ha encargado de redactar.

Habiendo pasado tantos grandes directores como J.J.Abrams, James Woo, Brad Bird o Brian de Palma por la silla de dirección de la saga, el listón estaba muy alto cuando McQuarrie asumió la dirección de este filme, sin embargo, hay que reconocer que ha estado muy a la altura de las circunstancias, dejando un resultado muy llamativo.


Con respecto al reparto, Tom Cruise por supuesto vuelve a dar vida a Ethan Hunt por quinta vez, demostrando que sigue estando tan en forma como cuando empezó sus andadas en la saga y que sigue teniendo el coraje suficiente como para rodar él mismo todas las escenas de acción, aunque eso implique tener que colgarse de un avión despegando.

También hay otras caras conocidas de la mano del regreso de actores como Jeremy Renner, que vuelve a dar vida al agente de campo William Brandt, en esta ocasión más encargado de la representación del FMI que de otra cosa; Ving Rhames, dando vida al gran amigo de Ethan Luther también por quinta vez; y por supuesto, el tono cómico que viene de la mano del simpático Simon Pegg, que vuelve a ser Benji por tercera vez.

En cuanto a las nuevas incorporaciones en "Misión Imposible: Nación Secreta" nos encontramos con Rebecca Ferguson, conocida por papeles en películas como "Hércules", donde compartió escena con Dwayne Johnson, dando vida a la agente doble Isla Faust; y Sean Harris, al que pudimos ver en "Líbranos del mal"  como el militar poseído por el demonio que complica las noches de Eric Bana, y que en esta ocasión da vida al villano de la ocasión, Solomon Lane. 
El veterano actor Alec Baldwin también se une al reparto de la película dando vida al director de la CIA.


En definitiva, "Misión Imposible: Nación Secreta" aporta un toque de dramatismo y seriedad que combina a la perfección con todo lo bueno del cine de acción sazonado con toques de comedia, lo cual demuestra un gran esfuerzo creativo a la hora de elaborar el guión de la película, el cual destaca mucho.

Sería complejo decir donde McQuarrie ha conseguido destacar más, si en la dirección de la película o en la elaboración de su libreto, el cual es muy inteligente y dinámico, permitiendo al espectador gozar a la completa perfección de lo que ocurre en la pantalla en todo momento.
Esto se debe a que la dirección de McQuarrie ha conseguido estar muy a la altura para tratarse tan solo de su tercer trabajo directivo en su carrera.

Unas peleas que rivalizan en cuanto a calidad y credibilidad con cualquiera de las mejores escenas de combate de las demás entregas y unas escenas de acción muy logradas, que han conseguido dejar muy delegado a segundo plano el uso de los puros efectos especiales, es otro de los elementos más llamativo de la película.


Se respetan algunos de esos elementos característicos de la saga que tan bien definen a las películas Misión Imposible; como lo pueden ser las peleas cuerpo a cuerpo, las escenas de acción trepidante, los tiroteos, las persecuciones en coche o moto a grandes velocidades, el uso de las famosas caretas falsas que tan bien identifican a las películas casi desde el principio de la saga o, incluso, el respeto por las escenas de intrusión en centros altamente vigilados donde deberán infiltrarse, haciendo un alarde de planificación y tensión dignos de cualquier película sobre robos.

"Misión Imposible: Nación Secreta" está muy a la altura de sus predecesoras, es oscura (aunque sin llegar al tono de Misión Imposible III, que fue dirigida por J.J.Abrams) pero también aporta un toque de luz que sirve hacer la película más original y propia.
Y aunque se podría decir que llegados a cierto punto la película se hace un poco pesada, eso no le quita mérito a esta quinta entrega, que sigue siendo una de las mejores.

La película no podría haber tenido un mejor final; dejando todo muy bien colocado y con un futuro muy esperanzador y prometedor para la FMI con un nuevo y perfecto secretario a la cabeza de la misma. Todo este conjunto es lo que justifica el anuncio del regreso del equipo por sexta vez en una película que comenzará a rodarse el año que viene.
Muy recomendable para todos los amantes del cine de acción de siempre.

Valoración:


7,5/10





miércoles, 5 de agosto de 2015

Estrenos de la semana

Mejor poco de calidad que mucho malo. Eso podríamos decir de los estrenos del fin de semana que se nos viene encima pues este viernes 7 de agosto llegan a nuestra cartelera dos películas que han sido muy esperadas y, sobre todo, que prometen dejar al espectador claramente saciado con el resultado final.

Y puesto que no hay mejor manera de soportar este calor de agosto que en una sala de cine, al menos hasta que bajen las temperaturas, aquí tenéis los dos grandes estrenos que nos llegan esta semana.

Misión Imposible: Nación Secreta


La saga protagonizada pro Tom Cruise y que se inspira en la serie televisiva homónima de los años 60 regresa por quinta vez a la gran pantalla con una película llena de acción, velocidad y una trama realmente llamativa.

En esta ocasión Ethan Hunt deberá volver a reunir al equipo para hacer frente a la mayor amenaza que la agencia ha tenido en toda su existencia, el Sindicato, un grupo de renegados de la agencia que harán todo lo posible por acabar con ella y sus miembros.
Esto situará al equipo de Hunt en una situación muy peliaguda y difícil en la que deberán hacer todo lo posible por sobrevivir a los días más oscuros de sus carreras; aunque eso signifique tener que buscar nuevos aliados para hacer frente a nuevos enemigos.

Las explosiones, trucos de acción, los engaños y los disfraces estarán servidos en la nueva entrega de la saga que, ha sido calificada como la mejor por el momento, y que incorpora a Alec Baldwin al reparto formado por Ving Rhimes, Simon Pegg y Jeremy Renner.



Ciudades de papel


El éxito que tuvo la adaptación cinematográfica del bestseller de John Green "Bajo la misma estrella" ha servido como excusa perfecta para traer una segunda novela del autor a las pantallas grandes de todo el mundo.

Cara Delevingne y Nat Wolff son los encargados de dar vida a los jóvenes protagonistas de la película en una película romántica donde un joven deberá conquistar a la chica de la que lleva enamorado años, desde que se mudó a la casa de enfrente, aunque para ello tenga que hacer un larguísimo viaje para dar con Margo.

"Bajo la misma estrella" era una película interesante, bastante fiel a la novela del autor, que encandiló a millones de jóvenes y adultos por todo el mundo, efecto que se espera se repita con el lanzamiento oficial de "Ciudades de papel".








lunes, 3 de agosto de 2015

House of Cards

House of Cards


Si hay algo complejo en este mundo eso es la política. Cada país tiene sus distintas formas de ejercer sus gobiernos, ya sea mediante democracias, repúblicas, monarquías o dictaduras, cada estado soberano es todo un mundo en cuanto al desarrollo de la política, un fenómeno complejo y escabroso.

En la búsqueda de tratar de aportar una visión de como se mueve auténticamente la política de uno de los países más poderosos del mundo, como son los Estados Unidos de América, surge la serie televisiva "House of Cards", una de las grandes maravillas que la pequeña pantalla se encarga de llevar a nuestros hogares en dosis limitadas de cincuenta minutos a la semana durante las trece semanas que ocupan los episodios de cada temporada.

La maestría con la que se desenvuelve la trama, presentando personajes nuevos continuamente y desentrañando las intrigas que llevan a un simple congresista de los EEUU a estar a las puertas de la presidencia del país, habiendo tenido que mancharse las manos con mucha sangre, es lo que hace a "House of Cards" una propuesta tan perfecta para descubrir todos los misterios de este terrorífico empleo.


La serie se centra en la figura de Francis Underwood, un congresista de los EEUU, líder de la mayoría en el Congreso, que lejos de estar conforme con su puesto y privilegios dentro del sistema de política del país pretende llegar mucho más allá en sus aspiraciones.

Traiciones, engaños, conjuras, pactos secretos y disfraces son algunas armas que tanto Frank Underwood como sus rivales y aliados en Washington deberán utilizar con maestría para no salir de  escena y asegurarse un puesto con posibilidades de futuro en la Casa Blanca, el Congreso o el Senado.
Sin embargo, esto no será tarea fácil teniendo que hacer frente a mentes brillantes como la de Frank, su esposa Claire o su jefe de gabinete, el implacable Douglas Stamper.

Todos estos personajes, caracterizados por una gran inteligencia y visión para jugar a la política, harán todo lo que sea necesario para ir ganando apoyos y peso en un sistema corrupto hasta la medula donde los honestos y los crédulos son los únicos afectados.
Poco a poco, durante las tres temporadas que lleva la serie en antena, se puede ver como el personaje de Frank evoluciona de ser un simple congresista a cinco metros del Presidente en las fotos oficiales, a estar sentado a la derecha del mismo ya como vicepresidente, a convertirse en el líder del mundo libre.


La grandeza de "House of Cards" reside en explicar de manera visual y, dentro de lo que cabe, simplificada como funciona realmente una democracia y como son las estrategias que sus marionetas desarrollan en aras de ir subiendo escalones en la pirámide de poder.
Un elemento fundamental para que el espectador lego comprenda en muchos momentos lo que está ocurriendo en escena es la manera tan innovadora que tiene la serie de hacer que su protagonista, Frank, interactúe en primera persona con el espectador hablándole directamente.

Para una tarea tan compleja como es la de garantizar el éxito de esta serie televisiva el estudio, Netflix, ha sabido guardarse bien las espaldas contando con un buen puñado de grandes actores y actrices del momento para dar vida a estos polémicos personajes.

El oscarizado actor Kevin Spacey, conocido por grandes éxitos cinematográficos con "Sospechosos habituales" o "American Beauty", es el encargado de dar vida al frío y desalmado Frank Underwood creando una relación de amor odio irracional con los espectadores a medida que se desarrolla la serie y su personaje.
Por otra parte, Robin Wright, la actriz que dio vida a Jenny en "Forrest Gump", se ha convertido en la inseparable y peligrosa esposa de Frank, Claire, que también tiene muy claros sus objetivos y aspiraciones y que hará todo lo necesario por alcanzarlos.


Además de dos protagonistas de categoría como lo son Kevin Spacey y Robin Wright, al reparto se han ido uniendo a lo largo de las temporadas intérpretes como Corey Stoll ("Ant-man"), Kate Mara ("Cuatro Fantásticos"), Michael Kelly ("Destino oculto"), Michel Gill o Jimmy Simpson ("Asalto al poder").

"House of Cards" ha supuesto toda una revolución en cuanto al modo de ver y entender la política. Al margen de que no se puede tomar al pie de la letra todo lo que ocurre y tratar de aplicarlo a las medidas políticas reales, si que estamos convencidos de que no distará en gran medida de lo que supone realmente el desarrollo de este tipo de trabajo. Un empleo que obliga a tener dos rostros; el rostro amigable y público que se quiere mostrar a la gente y el auténtico rostro que estos personajes esconden, uno cruel y metódico.

Durante los tres años de vida que ha tenido esta serie hasta el momento, y esperamos sean muchos más, "House of Cards" ha sabido crearse un buen número de seguidores. Algo que se entiende a la perfección gracias a la calidad de sus guiones, la perfección de los planos, las escenas y la iluminación y las maravillosas interpretaciones a las que su reparto, destacando el trabajo de Spacey y Wright, han ido haciendo a lo largo de sus episodios.


Intimida mucho ver algunas decisiones que los personajes toman en la serie, muy a expensas de aquellos a los que el espectador creía sus amigos o aliados. Se descubre que en el juego de la política todo lo que se hace se realiza por interés personal, siempre tratando de fingir una ayuda desinteresada al prójimo, lo cual asegura el éxito del manipulador a la vez que le convierte en un favorito.

En ese contexto, cuando algunos personajes descubren esta doble fachada se ven puestos en peligro inminente. Y es que los personajes evolucionan con maestría en la serie. Todos ellos son ampliamente analizados y estudiados; sus motivaciones, sus orígenes, sus prioridades, ... Es magnífica la labor creativa que hay detrás de tal número de personajes.

La serie en sí trata de desentrañar los entresijos de lo que la política es realmente, un castillo de naipes donde sus jugadores harán todo lo posible por vencer a sus oponentes y tirar sus castillos abajo. 
Es una serie sobresaliente que merece ser vista por todos aquellos que busquen un entretenimiento perfecto además de aprender ciertos detalles sobre la vida política en los Estados Unidos.